Acoso escolar e institucional extremeño

Traductores

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 10 de marzo de 2012

Efectos del acoso escolar en la vida adulta

 

Javier es un chico de 30 años, licenciado en derecho, que vive con sus padres y que actualmente está en situación de paro. A Javier le angustia esta situación porque le gustaría vivir solo, trabajar en algún despacho de abogados, y tener independencia y autonomía. Mañana tiene una entrevista de trabajo en un bufete importante de su ciudad y, a pesar de sus deseos, está planteándose no ir porque cree que será perder el tiempo, ya que “está seguro de que no lo seleccionarán”. Duda de su capacidad, y además le aterra enfrentarse a esta situación, “sólo pensarlo se pone a sudar”.

Javier es una persona que de pequeño sufrió acoso escolar de los 8 a los 10 años, por parte de un compañero de clase. Éste le esperaba en los lavabos para robarle los deberes hechos, bajo amenaza de paliza si no los entregaba. Además, Javier no tenía amigos en clase porque su acosador amedrentaba a los demás compañeros y les “prohibía” jugar con él. En esta época, empezó a suspender asignaturas, no dormía bien, e incluso se negó a ir al colegio. Sus padres, preocupados porque el colegio no controlaba esta situación, optaron por cambiarle de colegio. El testimonio de Javier es un ejemplo de ACOSO ESCOLAR o BULLYING.

Podríamos definir el acoso escolar o bullying como un acto intimidatorio, iniciado y mantenido durante un tiempo considerable por parte de una o varias personas contra otra, más débil. El acoso escolar puede ser físico, o psicológico (insultos, burlas, motes, hacer gestos groseros, despreciar, ignorar, aislar, enviar notas ofensivas, etc.).

El bullying tiene consecuencias a corto plazo, tanto para la víctima que lo sufre, como para el agresor que lo infringe y los testigos que lo presencian. La víctima de acoso escolar, sufre baja autoestima, actitudes pasivas, trastornos emocionales, problemas psicosomáticos, depresión, ansiedad o ideación suicida, desinterés por los estudios, fracaso escolar, y trastornos fóbicos, por ejemplo fobia escolar.

El agresor es irritable, impulsivo, intolerante, no tolera la frustración, intimida a sus iguales, tiene dificultades de convivencia con los demás niños, actúa de forma autoritaria y violenta, y puede mostrar a largo plazo conductas delictivas.

También los demás niños, los espectadores, que presencian el acoso a diario, se sienten amedrentados por la violencia de la que son testigos, se sienten afectados, pudiendo provocar cierta sensación de que ningún esfuerzo vale la pena en la construcción de relaciones positivas.

Las consecuencias del acoso escolar en la vida adulta:

Diferentes estudios han demostrado que en la vida adulta se siguen padeciendo las consecuencias negativas de haber sufrido acoso escolar en la infancia. Además, se ha demostrado que a más tiempo de haber padecido bullying, más intensas y duraderas son las secuelas negativas que deja en el adolescente y en el adulto.

El abuso padecido en la infancia puede tener un impacto persistente en las víctimas, que se manifiesta a lo largo de los años, incluso al llegar a la vida adulta. En cuanto a las secuelas que aparecen, se debe distinguir entre:

  • Desajustes psicosociales: sentimientos de infelicidad, bajo nivel de confianza y autoestima, desajuste escolar, bajo rendimiento académico, desmotivación para escoger futuro profesional, etc.
  • Problemas psicológicos: síntomas psicosomáticos, trastorno de la ingesta, uso de sustancias tóxicas, ansiedad, depresión o ideación suicida.
  • Síntomas psicóticos: estudios han demostrado que los niños que han sufrido acoso escolar tienen más posibilidades de sufrir alucinaciones auditivas o visuales, delirios o ideación paranoide en la adolescencia. Se interpreta que el estrés crónico secundario al abuso escolar actúa sobre la predisposición genética a la esquizofrenia de un menor, pudiendo desarrollar esta enfermedad en la edad adulta.

También existen consecuencias que alcanzan la etapa adulta para los agresores, si estos mantienen una actitud de dominio con respecto a los demás, ya que tendrá menos posibilidades de desarrollar habilidades sociales adecuadas para establecer relaciones adaptativas de amistad o de pareja. En los casos más graves, estas conductas agresivas y autoritarias mantenidas a lo largo de los años, en diferentes ambientes, hacen más probable un perfil delictivo en la vida adulta.

Así mismo, los espectadores también sufren las consecuencias de haber vivido en un entorno regido por el abuso y el maltrato. Dichos espectadores, en la vida adulta,  pueden mostrar tendencia a la insensibilización ante el sufrimiento de la víctima o generar la creencia de que la violencia es inevitable, con la implicación emocional que ello implicaría en sus relaciones interpersonales.

¿Sufriste una situación parecida en el colegio? ¿Te sientes identificado como víctima de acoso escolar? Si es así, es importante identificar qué problemas padeces actualmente, qué nivel de gravedad, y qué interferencia tienen en tu vida diaria. Si las consecuencias son graves y limitan tu día a día, la mejor opción es buscar ayuda de un profesional. Una terapia psicológica cognitivo–conductual te servirá para identificar las dificultades que se derivan de tu etapa escolar, y enseñarte a desarrollar estrategias para hacerles frente hoy en día.
Para compartir y debatir;
¿Cual es la mejor manera de prevenir los efectos del acoso escolar?
¿En que aspectos de la vida crees que puede afectar más el hecho de haber sufrido bullying?

Fuente:

http://blogcentroitae.blogspot.com/

3 comentarios:

Anónimo dijo...

hola :) me gustaria saber tu nombre ya que estoy realizando un proyecto sobre el acoso escolar para mi institucion y necesito de diversas citas para redactarlo, o si tienes la fuente de donde sacaste esta informacion me gustaria que me lo pasaras para checarlo gracias!

Anónimo dijo...

hola :) me gustaria que me dijeras tu nombre ya que estoy realizando un proyecto para mi escuela, y necesito de citas textuales para redactarlo, o si tienes la fuente de donde sacaste la informacion pasamela porfavor :) gracias!

Vagabundo dijo...

Sin ningún problema anónimo, aunque deberias dar ejemplo y haberte identificado: Mi nombre lo tienes en el perfíl del blog.
En cuanto a la fuente, a pie de página la tienes referenciada en el link. Sólo cuando escribo acerca de algo y de mi propia cosecha pongo mi nombre.
Saludos y espero haberte ayudado

Manuel