Acoso escolar e institucional extremeño

Traductores

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 2 de julio de 2015

El Acoso escolar en la legislación española

 

LeyJ. Alfocea

El acoso escolar es una lacra social que durante los últimos años ha proliferado enormemente si bien siempre queda la duda de si efectivamente ha aumentado o, por el contrario, simplemente se ha adaptado a una nueva realidad cultural que le concede nuevos medios y herramientas y que, además, ha permitido una mayor visibilidad del problema y una presencia en los medios de comunicación casi diaria. En cualquier caso es una realidad sobre la que cada vez existe mayor conciencia social pero sobre la cual aún es necesaria una profunda reflexión encaminada no tanto hacia su castigo como a su prevención y erradicación.

El acoso escolar no es más que la violencia dentro del ámbito educativo ejercida por alumnos y alumnas contra otros alumnos y alumnas, en la mayoría de los casos menores de edad, y que implica el maltrato físico, verbal, psicológico… acrecentado por el agravante de publicidad cuando, para tales fines, se emplean las actuales herramientas tecnológicas ampliamente extendidas, principalmente dispositivos móviles y todo tipo de redes sociales.

Aunque es conocido bajo diversas denominaciones como bullying o mobbing, términos también aplicados al acoso dentro del ámbito laboral, la realidad es únicamente una, un problema que afecta a miles de menores de edad no sólo en nuestro país, si no también fuera del mismo.

Si tratamos de definir con exactitud el fenómeno del acoso escolar, los expertos hablan de “aquella situación en que un alumno es agredido -física o psicológicamente- o se convierte en víctima por estar expuesto, de forma repetida y durante un tiempo, a acciones negativas que lleva a cabo un alumno o varios de ellos”. Como vemos, esta definición restringe la violencia o acoso escolar a la relación entre iguales, alumno-alumno, sin embargo no son pocos los casos en los que también se han visto implicados docentes.

La Carta de Derechos del Niño pone en evidencia que el acoso escolar es un problema internacional que preocupa, o debería preocupar, a la totalidad de la comunidad internacional dentro del marco de los derechos del menor. Así, en dicho documento podemos leer artículos como el que sigue a modo de ejemplo:

Artículo 2.2: Los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas para garantizar que el niño se vea protegido contra toda forma de discriminación o castigo por causa de la condición, las actividades, las opiniones expresadas o las creencias de sus padres, o sus tutores o de sus familiares.

Como cabría esperar, también la Unión Europea ha demostrado su preocupación por la lacra del acoso escolar aprobando normas encaminadas a su prevención. Entre ellas destaca el Programa Daphne II contra la violencia ejercida sobre la infancia, los jóvenes y las mujeres, cuyo fin primordial es el de generar conciencia social a través de la educación, la asistencia y la atención a las víctimas.

En España sin embargo, echamos en falta una mención expresa al acoso o violencia escolar en nuestro Código Penal. Dado que no existe artículo alguno que individualice y trate este problema de forma individualizada y en sus precisas dimensiones, el acoso escolar es tratado como parte integrante del artículo 173.1 CP  Título VII: De las torturas y otros delitos contra la integridad moral- y que señala lo siguiente:

El que infligiera a otra persona un trato degradante, menoscabando gravemente su integridad moral, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años. Con la misma pena serán castigados los que, en el ámbito de cualquier relación laboral o funcionarial y prevaliéndose de su relación de superioridad, realicen contra otro de forma reiterada actos hostiles o humillantes que, sin llegar a constituir trato degradante, supongan grave acoso contra la víctima.

Hace ya dos décadas el Real Decreto 732/1995, de 5 de mayo de 1995, por el que se establecen los derechos y deberes de los alumnos y normas de convivencia en los centros, señaló que son la Administración educativa y los Órganos de dirección del centro docente los agentes responsables de frenar el acoso escolar, es decir, son los propios docentes los que deben, en primera instancia y, en todo caso, apoyados por el resto de la comunidad escolar y los padres y madres, luchar contra este terrible problema.

Dicha normativa también apunta hacia el centro escolar como el responsable de todo tipo de daño causado a un menor debiendo adoptar las medidas oportunas encaminadas a garantizar su seguridad: sanciones, expulsiones, reuniones con alumnos, padres…

El artículo 8 del citado Real Decreto establece además la obligación que tiene todo centro educativo de realizar un seguimiento constante de la aplicación de las normas de convivencia, cuyos resultados deberán además ser reflejados, al menos, en un exhaustivo informa anual:

El Consejo Escolar elaborará, siempre que lo estime oportuno y, en todo caso, una vez al año, un informe que formará parte de la memoria de final de curso sobre el funcionamiento del centro, en el que se evaluarán los resultados de la aplicación de las normas de convivencia, dando cuenta del ejercicio por los alumnos de sus derechos y deberes, analizando los problemas detectados en su aplicación efectiva y proponiendo la adopción de las medidas oportunas. La Inspección técnica de Educación examinará dicho informe y propondrá al centro o, en su caso, a las autoridades educativas las medidas que considere convenientes.

Pero también cabe la posibilidad de que en casos de extrema gravedad, el centro educativo y sus integrantes se muestren incapaces de poner freno al acoso escolar por lo que, llegado ese momento, la situación deberá ser denunciada ante la justicia con el fin de que ésta sea objeto de aplicación de las normas de Derecho Penal. Entramos entonces en el terreno de la edad y la responsabilidad pues, si el autor de los hechos violentos en menor de 14 años, éste carece de cualquier tipo de responsabilidad penal según la legislación vigente por lo que será la Fiscalía quien indicará al centro educativo las medidas que procede adoptar respecto al acosador y a la víctima.

Por contra, si el autor de del acoso escolar tiene una edad comprendida entre los 14 y los 18 años no cumplido, se aplicará la Ley Orgánica de Responsabilidad Penal del Menor (LORPM) pudiendo ser considerado responsable bien de un delito de trato degradante, bien de una falta de vejación injusta, en función de la gravedad de los hechos.

Fuente:

http://www.delitosinformaticos.com/

viernes, 5 de junio de 2015

Acoso escolar: ¡Basta ya!

 

Araceli OñateARACELI OÑATE (*)

¿Qué pensaría si en el Plan de Acogida de su empresa se incluyeran artes marciales frente a las posibles conductas depredadoras de compañeros y jefes? ¿Y si a la violencia de género le llamáramos "conflicto" y a las mujeres maltratadas les ofreciéramos cursos para mejorar sus habilidades de comunicación? ¿Y si buscamos en ellas la causa del maltrato que reciben? ¿Y si en lugar de adoptar medidas inmediatas de protección en los aseos y en el patio, tras preguntar a todos y cada uno de los alumnos de cada centro -vía cuestionario anónimo- por las conductas de maltrato que padece, hacemos sociogramas y obras de teatro?

La negación institucional de la realidad violenta en nuestras aulas ha dado lugar a todo un esperpento que convierte a la violencia en rentable. Un sistema educativo que, hecho 17 pedazos, ha instrumentalizado las aulas al servicio de las causas del poder y convierte en víctimas o agresores a niños y niñas en edad escolar. Profesores citados en los juzgados, padres que denuncian a docentes, alumnos que atentan contra la dignidad de compañeros y profesores. Impunidad y judicialización ponen de manifiesto el fracaso de todas las instancias educativas, grupales, familiares y sociales. Un fracaso de todos, mientras planes de convivencia, observatorios y un sinfín de programas ineficaces dejan a padres, alumnos y profesores sumidos en la indefensión y abocados al recurso a los tribunales de justicia ante situaciones de violencia que vulneran derechos fundamentales y privan a nuestros niños y jóvenes de su derecho a una escuela libre de violencia.

El acoso escolar es un problema de todos, pero cada familia de un niño victimizado en el entorno escolar debería exigir la responsabilidad patrimonial de la Administración, porque la escuela tiene el derecho y el deber de ser un lugar seguro y la Administración educativa ocupa una posición de garante sobre la salud y la seguridad del niño cuando éste se encuentra en el entorno escolar.

Es hora de hablar de futuro, de eficacia y de progreso, también en el mundo de la educación, pero resulta perversa la búsqueda de culpables entre alumnos que acuden a colegios e institutos a aprender. Porque mas allá del debate sobre la Ley del menor, criminalizar a la infancia, crear nuevos chivos expiatorios es desconocer la esencia de un fenómeno grupal como el acoso y la violencia escolar, cuya responsabilidad corresponde única y exclusivamente a la institución educativa que, oculta tras sus costosos e ineficaces programas, pervierte el lenguaje, convierte en culpable a la víctima buscando en ella o en su familia la causa del maltrato que recibe, deja a directores y profesores al pie de los caballos e invierte en protegerse a sí misma los recursos que debiera poner al servicio de la protección de las víctimas.

Mientras la Comisión Europea recuerda que la educación y la formación, claves para la Estrategia Europa 2020, constituyen el motor para el crecimiento y el empleo, agresiones, faltas de respeto e indisciplina forman parte de la realidad diaria que profesores y alumnos respiran en las aulas españolas.

Basta ya de planes ineficaces, de costosos programas, de fundaciones y ONGs en los centros educativos, de paracaidistas y bienintencionados que hacen del acoso escolar un proceso endémico que unido a la victimización secundaria se arrastra durante meses y años y acaba siempre con la estigmatización y expulsión de la víctima como si de un cuerpo extraño se tratara, con el aprendizaje de la indefensión y la rentabilidad de la violencia.

Tanto los últimos informes PISA como los informes Cisneros VII, IX y X han venido alertando acerca de la incidencia del clima escolar en los resultados de los alumnos y en los riesgos psicosociales de los docentes. Algo pasa en las aulas que sitúa a un elevado porcentaje de los jóvenes en alto riesgo de exclusión social, mientras la institución educativa ha desarrollado un sistema perverso que garantiza el silencio decretado sobre la violencia y el acoso en las aulas a niños de siete a 17 años.

No nos podemos permitir la pérdida de talento derivada de las conductas de maltrato escolar. Dos de cada tres casos de acoso escolar son antiguos y el estrés postraumático es la herida invisible que afecta a un 53% de los niños acosados, produce cambios permanentes en la personalidad y no remite con el paso del tiempo. Si la OMS, en su estudio HBSC para 35 países, alertó en 2004 de un 24% de acoso escolar en España, el Informe Cisneros X constató en 2007 que la víctima no es débil física ni psicológicamente y que la violencia social y psicológica multiplica por cuatro el daño por estrés postraumático, la ideación autolítica y los niveles de ansiedad grave.

Basta ya de mirar hacia otro lado. La violencia puede y debe medirse. Frente al modelo fracasado de los últimos 20 años, familias, profesores y alumnos exigen de sus poderes públicos una escuela libre de violencia física, psicológica y social y una Ley Integral de Prevención de la Violencia en las Aulas que erradique el acoso escolar, incorporando la identificación precoz y evaluación periódica de las conductas de maltrato para que puedan ser cortadas de raíz, dentro de una cultura de calidad en la educación.

(*)Araceli Oñate es directora del Instituto de Innovación Educativa y Desarrollo Directivo.

Fuente:

http://www.elmundo.es/

 

lunes, 25 de mayo de 2015

Suicidio de adolescente con discapacidad tras sufrir acoso escolar

 

salto al vacioLa familia de la menor, alumna de un instituto madrileño, había acudido a la policía

Pilar Álvarez / Elisa Silió / F. Javier Barroso

Una chica de 16 años se ha suicidado este viernes en Madrid. Se despidió de sus amigas por WhatsApp y se tiró al vacío desde la sexta planta de su bloque de pisos. Estudiaba en un instituto del sur de Madrid capital, en el que había padecido acoso escolar, según denunció su familia hace apenas un mes. La menor, con discapacidad intelectual y motora, contó a sus profesoras que otro alumno del centro le exigía dinero y la coaccionaba con mensajes.

“Estoy cansada de vivir”, escribió la chica en un mensaje de teléfono a sus amigas antes de arrojarse por el hueco de las escaleras. Lo hizo en la vivienda familiar que compartía con su hermano menor y sus padres en el barrio de Usera, al sur de Madrid capital. Era un poco antes de las nueve de la mañana, cuando en el instituto al que asistía estaban empezando las clases un día más. La familia relaciona directamente el hecho con un caso de acoso escolar a la chica que detectó el centro y que sus padres habían denunciado ante la policía.

"Estoy cansada de vivir", escribió a sus amigas en un mensaje

Hace aproximadamente un mes, la familia presentó una denuncia en la comisaría del barrio después de que las tutoras de la menor avisaran a la madre de la chica de que estaba sufriendo acoso escolar por parte de un compañero del centro. Le exigía dinero y ella se puso a trabajar para conseguirlo. “Cuidaba de gente mayor y juntó los 50 euros que le pedía este sinvergüenza”, relataba conmocionado su tío a EL PAÍS en el rellano de la vivienda de la abuela, situada en otro barrio obrero de la capital, el Pozo del Tío Raimundo.

La alumna sufría una discapacidad motora y otra intelectual “de entre el 30% y el 40% que le hacía comportarse como una niña de 10 años”, según su tío. Repitió un curso y este año asistía a 2º de la ESO en el instituto en el que, según fuentes del centro, varios menores tuvieron que ser atendidos por los médicos por “ataques de ansiedad” tras conocer lo que le había pasado a la muchacha.

Fuentes de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid aseguran que no les constaba que esta menor hubiera tenido algún problema psicológico ni enfrentamientos anteriores con otros alumnos, un extremo que desmienten tanto la familia como las fuentes del centro consultadas por EL PAÍS.

Tras conocer la muerte de la estudiante, Educación envió al centro a un psicólogo y a dos inspectores que están valorando qué ha ocurrido, después de reunirse con profesores y con la única orientadora del instituto, al que acuden unos 1.200 alumnos. Sus familias han protagonizado distintas movilizaciones en los últimos años para pedir mejores dotaciones y más personal. La consejería ha anunciado que a partir del próximo lunes todos los alumnos que lo requieran serán tratados por especialistas.

Según el tío de la menor, esta le relató a sus profesoras el supuesto acoso del que era víctima y les enseñó los mensajes que recibía del chico. “No era la única a la que tenía atemorizada en el instituto, pero sí la única que lo denunció”, explica el mismo familiar.

Las tutoras avisaron a la madre de la chica, una niña “amable, superbuena y muy protectora con su hermano menor” que “reventó y contó su caso”. Ni su madre ni el resto de familiares llegaron a ver los mensajes enviados por el supuesto acosador. Cuando acudieron a presentar la denuncia a la comisaría, ella los había borrado.

Los docentes habían citado a la familia el próximo lunes en el centro para abordar el caso, según su tío, porque el pasado jueves la notaron muy nerviosa. Pero no dio tiempo: la joven ya no volverá a clase.

Fuente:

http://politica.elpais.com/politica/2015/05/22/actualidad/1432324829_320181.html

 

Publicaciones relacionadas:

http://bitacoraacosoescolarbullying.blogspot.com.es/search/label/Suicidio%20por%20acoso%20escolar%20o%20bullying

miércoles, 20 de mayo de 2015

“En este colegio no hay ni habrá acoso”: Unos 246 millones de niños sufren acoso escolar

 

acoso escolarUnos 246 millones de niños sufren acoso escolar

EFE

Unos 246 millones de niños y niñas sufren acoso o abusos de camino al colegio o en las aulas cada año, alerta la organización Plan Internacional con motivo del Foro Mundial sobre la Educación (WEF) 2015, que se celebra desde este martes y hasta el 23 de mayo en Incheon, Corea del Sur.

La violencia de género en las escuelas, desde los abusos físicos y psíquicos hasta el acoso y el "bullying", es una violación de los derechos humanos y del derecho a la educación, que limita el acceso de las niñas a una educación segura y de calidad, además de incrementar las tasas de abandono y fracaso escolar, subraya en una nota Plan Internacional.

Un 28 por ciento de las niñas nunca se siente segura en el camino al colegio y una de cada cuatro niñas nunca se siente cómoda usando los aseos de las escuelas, según el estudio "Escuchad nuestras voces", elaborado por Plan Internacional en 2014 a partir de entrevistas a 7.000 niños y niñas de entre 12 y 16 años de once países (Bangladesh, Pakistán, Ecuador, Nicaragua, Paraguay, Egipto, Uganda, Zimbabue, Benín, Camerún y Liberia).

En Asia, un 70 por ciento de los niños y niñas asegura haber sufrido violencia en el colegio.

El estudio "Promoción de la igualdad y la seguridad en los colegios" de Plan Internacional, con entrevistas a 9.000 adolescentes de Indonesia, Pakistán, Nepal, Camboya y Vietnam, refleja que la violencia escolar es endémica en el continente asiático y es perpetrada por profesores, personal de los colegios y los propios estudiantes.

Esta investigación evidencia "una cultura del silencio", ya que el 43 por ciento de los niños y niñas asegura no hacer nada cuando presencian violencia en las aulas.

La directora general de Plan Internacional en España, Concha López, ha abogado por introducir el problema de la violencia de género en las escuelas en la agenda global sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y ha instado a garantizar tres años más, hasta nueve,  de educación universal, gratuita y de calidad.

Para Plan Internacional, la educación de calidad no solo es cuestión de estadísticas de resultados y tasas de alfabetización, sino de promoción de los derechos humanos y de la igualdad de género, del desarrollo de las capacidades de la infancia y de la creación de entornos de educación seguros y libres de violencia.

La organización opina que la comunidad internacional tiene la oportunidad de dar pasos concretos para combatir la violencia de género dentro y alrededor de las escuelas y asegurar que todos los niños y niñas puedan aprender sin miedo.

Subraya que la violencia en las escuelas, incluida la de género, tiene profundos efectos en la salud de los niños, en su bienestar educativo, físico, psicológico y emocional.

Las niñas nacidas cuando se trazaron los Objetivos de Desarrollo del Milenio han alzado su voz en contra de los altos niveles de violencia de género que se registran en las escuelas.

Las llamadas "niñas del milenio", nacidas en 2000, relatan incidentes de violación por parte de profesores, sexo por buenas notas, violencia y acoso en la escuela o en el camino hacia ella.

Con el fin de transformar las escuelas y las comunidades en entornos seguros e igualitarios, libres de todo tipo de violencia, los gobiernos y las organizaciones deben trabajar para hacer que los sistemas educativos se diseñen con enfoque de género y que las leyes sean efectivas en cuestiones de protección infantil, sostiene Plan Internacional.

Fuente: EFE, a través de http://www.canarias7.es/

martes, 5 de mayo de 2015

Las víctimas de 'bullying' tienen mayores riesgos de padecer problemas de salud mental

 

segregacionEl acoso escolar deja más secuelas que el maltrato por parte de adultos

Jaime Prats

Las huellas del maltrato infantil causado por adultos (básicamente los padres) en las víctimas están ampliamente documentadas: mayor riesgo de sufrir ansiedad, depresión, de abuso de drogas o de intentos de suicidio, además de peores resultados académicos. Pero, ¿qué consecuencias tiene el acoso escolar? ¿Las secuelas que dejan las humillaciones, los insultos, las burlas, la marginación del grupo, los golpes o las vejaciones repetidas por parte de los compañeros son peores que las provocadas por el maltrato en el entorno familiar?

Un estudio publicado en The Lancet Psychiatry ha tratado de arrojar luz a los efectos de esta modalidad de violencia física, verbal o psicológica entre menores (bullying, en inglés) y concluye que las víctimas de este tipo de agresión son más susceptibles de padecer problemas de salud mental al llegar al final de la adolescencia que las personas vejadas por adultos. En especial, de ansiedad, aunque también (aunque aquí la distancia es más reducida) depresión y tendencia a autolesionarse o a tener ideas suicidas.

“La conclusiones del trabajo no me sorprenden en absoluto”, comenta Rosario Ortega, catedrática de Psicología de la Universidad de Córdoba y especialista en acoso escolar. “Es un estudio muy bueno y muy interesante”, añade.

El trabajo, que se ha presentado recientemente en la reunión de las sociedades pediátricas estadounidenses (Pediatric Academic Societies), destaca la dimensión mundial del problema de la violencia entre menores. Para ello, los autores de la investigación, profesores de psicología de la Universidad de Warwick (Reino Unido), remiten a una revisión de la situación en 38 países donde  uno de cada tres menores ha sido acosado.

En España un análisis de 2009 publicado en el International Journal of Psychology and Psychological Therapy muestra que el nivel de incidencia se sitúa en unas tasas ligeramente más bajas: el 23%. “Está presente en todos los niveles analizados, siendo los últimos cursos de Educación Primaria [en especial a los 10 años] y los primeros de la Secundaria [a los 13 años] los que registran mayor incidencia”, precisa el documento.

Ante la dimensión del problema, los autores del artículo se plantearon evaluar las consecuencias del bullying de forma aislada, es decir, en personas que solo hubieran sufrido este tipo de acoso. Y compararlas los efectos en la salud mental (medidos a los 18 años tras seguir a los chavales desde los 8-9 años) con las secuelas que deja el maltrato adulto, que estudiaron por separado. Para ello, acudieron a dos grandes bases de datos poblacionales. Una es la británica ALSPAC (Avon Longitudinal Study of Parents and Children in the UK) formada por 4.026 niños. Otra es la estadounidense GSMS (Great Smoky Mountains Study) que monitoriza a 1.420 niños.

Para medir el impacto del acoso, los investigadores midieron el efecto en la salud mental, en general. en el grupo estadounidense, frente a un 17% de maltratados con secuelas, la tasa se disparaba en un 36% entre los acosados. Al detallar los efectos a través de síntomas más concretos, también había sensibles diferencias respecto a la ansiedad (8% por 25%) y algo menos (unos cuatro puntos porcentuales) en casos de depresión y autolesiones.

A primera vista puede sorprender que las consecuencias del acoso escolar sean más perjudiciales que las del maltrato, cuando en este último caso, son los padres o los familiares quienes agreden a los pequeños, con la carga emocional que ello comporta. A Rosario Ortega no le resulta extraño. “Los padres nos influyen mucho en los primeros años de vida, pero en la escuela el niño comienza a perfilar la dimensión social, y a medida que crece y se acerca a la adolescencia las figuras de apego cambian y lo que le importa al niño son los otros". La también vicepresidenta del Observatorio Internacional de la Violencia Escolar explica que sufrir este tipo de violencia por parte de sus compañeros  en el último periodo del desarrollo del menor "supone un desequilibrio y un desgaste de la personalidad del sujeto de forma muy fuerte”. Y si se prolonga en el tiempo "destruye factores relevantísimos de la personalidad del sujeto", con las consecuencias que describe el artículo.

“Sufrir acoso escolar no es un inofensivo rito de iniciación o una parte inevitable de hacerse mayor, tiene serias consecuencias en el largo plazo”, concluye Dieter Wolke, profesor de psicología del desarrollo de la Universidad de Warwick (Reino Unido) y uno de los autores del trabajo. La catedrática de la Universidad de Córdoba destaca que en las últimas décadas las sociedades occidentales han avanzado mucho en su lucha contra el maltrato infantil, pero no tanto en el ámbito del acoso escolar. "Debemos asumir que un niño no puede ni debe acosar, maltratar o abusar de otro, y que las escuelas deben intervenir; hay que formar bien a los maestros y a los padres. No son cosas de niños, es muy dañino y sigue siendo muy frecuente", añade Ortega

Fuente:

http://elpais.com/

sábado, 2 de mayo de 2015

Condenan a una maestra que fue grabada en vídeo maltratando a dos niños de un año

 

maltrato en guarderiamaltrato en guarderiasImagen del vídeo grabado por una cámara oculta en la que se ve a la maestra de un colegio de Gironella (Barcelona) inmovilizando a un niño para hacerle tragar la comida, un hecho por el que ha sido condenada. (ACN) A uno de ellos, lo inmovilizó en el suelo para hacerle tragar la comida y al otro, lo metió en un saco de dormir al revés. Una jueza ha condenado a esta maestra de Gironella a cuatro años de prisión. También impone once meses a otra docente que no denunció los hechos.

El Juzgado Penal número 1 de Manresa (Barcelona) ha condenado a cuatro años de prisión a una maestra de Gironella por maltratar a dos niños de un año, a los que deberá indemnizar con 90.000 euros. Además, condena a otra docente del centro porque presenció los hechos y no los denunció.

Las agresiones fueron grabadas por una cámara instalada por la dirección. Esther S.B. trabajaba en la Escuela Anunciata de Gironella como técnica de educación infantil encargada de un grupo de alumnos de un año de edad.

Según recoge la sentencia, a la que ha tenido acceso ACN, hacia las dos del mediodía del día 14 de noviembre de 2011, la acusada "tiró al suelo a un menor de un año de edad de forma violeta en posición bocarriba y le inmovilizó los brazos y las piernas obligándolo a tragarse la comida". A uno de ellos, lo inmovilizó en el suelo para hacerle tragar la comida y al otro, lo metió en un saco de dormir al revés. Asimismo, el 18 de noviembre de 2011, cogió otro niño de un año de edad y lo metió en un saco de dormir en la posición inversa a la habitual, es decir, con la cabeza en la zona de los pies, y "a continuación lo inmovilizó en el interior del saco".

La jueza concluye que ambas agresiones fueron presenciados por otra trabajadora del centro, Montserrat G.C., que "no adoptó ninguna decisión para evitar el comportamiento de su compañera". La defensa de Esther S.B. intentó durante el juicio, celebrado el pasado 16 de marzo en Manresa, que se invalidaran las imágenes que se grabaron de ella con una cámara instalada por la dirección del centro en su aula, pero la jueza lo desestimó. De hecho, durante el juicio se pudieron visionar las imágenes donde se veían los maltratos. La defensa pedía la absolución para su clienta al considerar que el comportamiento de Esther S.B. fue "poco adecuado" pero en ningún caso constitutivo de delito.

Con todo, la jueza condena a Esther S.B. a cuatro años de prisión por dos delitos contra la integridad moral con el agravante de abuso de superioridad, con la pena accesoria de inhabilitación para ejercer de maestra en educación infantil durante la condena. También la obliga a indemnizar con 90.000 euros a los niños maltratados (25.000 euros cada uno) y a sus padres (10.000 cada progenitor) por los daños morales y psicológicos que los ocasionó. Por último, condena a Montserrat S.B. a once meses de prisión como cómplice de dos delitos contra la integridad moral.

Fuente:

http://www.20minutos.es/barcelona-cataluna/#barcelona

 

Os dejo con un vídeo de otro caso más. En este los afectados son chicos entre 6 y 7 años

 








Más vídeos en Antena3

viernes, 1 de mayo de 2015

Testimonios de víctimas de bullying: "Me quiero morir, los compañeros me escupen, bebí líquido para tuberías"

 

bullying001Iratxe Comas

Montse solo tenía once años pero se quería morir. “Fue muy triste para mí, todos me excluían, nadie me hacía caso, me hacían sentir muy mal…"

Alejandro tiene 16 años y no sabía cómo enfrentarse a esos compañeros que le escupían, le pintaban la camiseta, y le ponían la zancadilla.

Adriana sufrió desde los 9 años agresiones verbales y posteriormente ataque psicológico a través de Facebook.

En ocasiones en bullying comienza con tan solo 8 años y se prolonga durante la adolescencia. Los jóvenes que lo sufren, les cuesta contarlo y esto les provoca cambios de actitud, ansiedad y hasta desórdenes alimenticios. En ocasiones, logran romper el miedo y se dedican a ayudar a otras víctimas. Otras veces, las secuelas del bullying les acompaña años después de abandonar el colegio.

La organización británica contra contra el acoso juvenil, 'Beat Bullying', alerta de que el problema es más serio de lo que parece ya que "en la UE el acoso y maltrato por bullying lo sufren alrededor de 24 millones de niños y jóvenes al año".

Montse: Con 11 años se quería morir

Montse solo tenía once años pero se quería morir. “Fue muy triste para mí, todos me excluían, nadie me hacía caso, me hacían sentir muy mal…" Que estaba gorda, que parecía una ballena..." y las burlas siempre venían de unos compañeros en particular. Su actitud cambió, se volvió rebelde y grosera pero lloraba debajo de las mesas. Pero Montse era una niña valiente y se lo contó a sus padres. Su madre María Elena afirma que en el Centro no hicieron nada porque veían normal que los niños se pelearan entre ellos y y decidieron cambiarla de centro. "Ahora tengo una amiga", reconoce la pequeña.

Alejandro: Sus compañeros le escupían y pensó que lo mejor sería ser un delincuente

Alejandro tiene 16 años y no sabía cómo enfrentarse a esos compañeros que le escupían, le pintaban la camiseta, lo empujaban y le ponían la zancadilla hasta que no pudo aguantar más y se lo contó a su madre. Este joven, aplicado y responsable llegó a decir que prefería ser un delincuente antes que hacer las cosas bien. Su madre le cambió de colegio y hoy con 20 años ha logrado superar el acoso aunque piensa que nada podrá recuperar el tiempo perdido con la violencia.

Adriana: Sufrió bullying durante cuatro años

Adriana sufrió desde los 9 años agresiones verbales y posteriormente ataque psicológico a través de Facebook. Era la nueva, su familia se había trasladado desde el extranjero y en su primer día de clase una compañera se lo avisó: "Te vas a quedar sola" y así fue.

Los días siguientes nadie jugaba con Adriana en el recreo, ni la hablaban, ni le prestaban las cosas. Los años pasaron y las agresiones comenzaron a llegara a través de las redes sociales. La joven recibía constantes mensajes de hostigamiento, los padres trataron de poner fin a ese acoso pero no sirvió de nada por lo que decidieron cambiarla de centro y poner fin así a cuatro años de bullying.

Óscar: Bebió líquido para desatascar tuberías para no ir a clase

Es probable que no pueda volver a comer de forma normal pero eso no le preocupa porque lo que realmente le causa pánico es su escuela.

En este caso, los problemas de este joven de 13 años comenzó con el acoso de una profesora. El muchacho, que padecía incontinencia urinaria, debido a un accidente con un testículo, no contaba con el permiso de su maestra para ir al baño y provocó que se hiciera pis en los pantalones. Las risas y burlas de los compañeros no se hicieron esperar y a partir de ahí comenzó su verdadero calvario.

A Óscar le daban crisis que le provocaban diarrea y vómitos y sus visitas al baño eran muy frecuentes... cuando la profesora le daba permiso. En una ocasión vomitó dentro del aula y la maestra le obligó a limpiarlo.

Estas horribles situaciones provocaron que una noche, Óscar llegó a un punto de no retorno e ingirió un líquido para desatascar tuberías. Le tuvieron que operar de urgencia pero las heridas más difíciles de curar serán las psicológicas.

Carla: La ansiedad le hacía comer y engordar empeoró el acoso

“Empecé a sufrir acoso a los 8 años. Yo cursaba tercero de primaria. Era una niña extremadamente tímida y cerrada por lo que supongo que ya tenía una predisposición a que me acosaran. Ir a la escuela para mí era horrible, aparte de que sacaba malas notas, me sentía extremadamente sola, apartada y marginada. Veía a todos los niños sonriendo, divertirse en el recreo, yo estaba la mayoría de veces sola. Empecé a experimentar ansiedad y empecé a comer. Llegaba del colegio y comía a todas horas, gracias a eso llenaba mi vacío, llenaba mi miedo, apartaba mi dolor, y por algunos momentos me sentía mejor. ¿Qué pasó? Engordaba y cuanto más subía de peso, más recibía insultos de "gorda", "fea", "rara" como también de "inútil", "no sirves", "eres tonta", "poco harás" etc.”
Así comienza Carla Herrero a contar su historia. Durante ocho años fue víctima del acoso de sus compañeros de colegio. Lo que comenzó con motes e insultos, fue derivando en una espiral que acabó con su autoestima. “Siempre me han etiquetado, siempre me han juzgado, no me sentía querida en la escuela y huía. Huía de mí, huía de los que querían ayudarme y huía de aquellos que trataban de entender el por qué de mi carácter tan callado, por así decirlo”
Se convirtió en una persona aún más introvertida, se aisló de todos y de sí misma. A los once años decidió integrarse en un grupo, pero tropezó con una líder que manejaba a los demás, y los insultos y vejaciones continuaron. "Me levantaba cada mañana, me miraba al espejo y literalmente no me soportaba. Me sentía mal con mi cuerpo, con mi cara, con mi cabello, con mi piel, con mi voz. Me sentía un obstáculo y un problema, sentía que nada tenía sentido, que nada me llenaba ni me hacía feliz. La chica que nunca tiene problemas, la chica que puede soportar que la insulten cada día, la chica que permitía que le quitaran la silla y se cayera de espaldas... Aquella chica que gritaba en silencio y nunca era escuchada"
Porque, como tantas víctimas, nunca se lo contó a nadie. Carla se callaba su sufrimiento, algo de lo que ahora se arrepiente. "Me arrepiento cada día por no haber dicho las cosas en su momento. El acoso me ha traído muchos problemas, algunos de ellos graves, que han puesto en riesgo mi salud. Mis padres han sufrido siempre por mí. Me apena mucho no haber sido capaz de decirlo en su momento, me apena haberlo callado. El acoso me había silenciado y cuando quería confesar algo, lo hacía a cuentagotas. Pero me rendí. Me dije a mí misma: `puedes con esto, es una situación absurda, ¿para qué preocuparlos?". Hoy, anima a todos los que sufren acoso a contárselo a sus padres.

El maltrato marcó su periodo escolar, en especial la educación primaria. Fue al cambiar de centro para iniciar el Bachillerato cuando se dio cuenta de sus heridas y empezó a hablar. "Yo creía que no podría hacer nada en la vida, que jamás podría acabar el bachillerato, ni siquiera empezarlo, creía que jamás llegaría a la universidad. Creía que era totalmente inútil, porque así me lo habían hecho creer. Al comenzar el bachillerato de ciencias, gracias al ánimo de mis padres, fui creciendo como persona y levanté cabeza". Sus profesores también la ayudaron. "Me superé a mi misma, me di cuenta de que podía ser una estudiante excelente, que podía llegar a la universidad, y por primera vez me sentí feliz por estudiar. Guardo un profundo amor a este instituto y a sus profesores, porque gracias a muchos de ellos sigo teniendo fe en la educación como también siento un gran respeto por la profesión de docente"

Fuente:

http://www.teinteresa.es/