Acoso escolar e institucional (Pincha en la imagen)

Acoso escolar e institucional (Pincha en la imagen)
ACOSO ESCOLAR E INSTITUCIONAL (Pincha en la imagen)

Traductores

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 27 de agosto de 2015

Acoso escolar: Combatir la indiferencia

 

ACOSO PESADILLAMartin Luther King: “Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos”.

Juan Luis Aróstegui

El acoso escolar es un fenómeno social que se remonta a un tiempo inmemorial. No es una cuestión menor. Esta conducta, infinitamente cruel,  deja en las víctimas una huella muy difícil de borrar que, en muchos casos, condiciona definitivamente su personalidad.

miércoles, 19 de agosto de 2015

Bullying, racismo y homofobia: “De tal palo tales astillas”

 

Vagabundo

bullying cosa de niñosEn el siguiente vídeo se puede ver la llamada de atención de un padre que denunció los mensajes de acoso escolar hacia su hija y la actitud arrogante, homófoba y racista del padre de los hostigadores – De tal palo tal astilla; mejor dicho astillas: los gemelos “bullies” desde luego han aprendido pronto de la filosofía del padre. Individuo que no dudó en llamar “maricón” al padre de la víctima.

Bradley Knudson cuenta en pocos minutos lo que le estaba sucediendo a su hija. Chica afroamericana adoptada y por lo cual era motivo de insultos, humillaciones y discriminación. El suicidio del hijo de unos amigos poco tiempo antes por motivos relacionados con el bullying, hicieron que este padre, concienciado y muy sensibilizado, en modo alguno dejara el asunto aparcado, como en no pocas ocasiones lamentablemente sigue haciéndose, con la vulgar y temible frase: !Es cosa de niños”!

Tras innumerables intentos para ponerse en contacto con el padre de los hostigadores, finalmente; y tras una denuncia policial, pudo hablar con él. Para su sorpresa, éste no sólo quitó importancia al asunto sino que no dudó en desacreditar y llamarlo “máricón” por defender a los “negros”. Por todo ello puso el siguiente vídeo en la red que se ha viralizado y que, con seguridad ha concienciado a muchas personas no conscientes del riesgo  que supone ser testigo de estos graves hechos para luego callar o mirar a otro lado. Desde luego la determinación y coraje de este padre es de alabar…

 

 

Las consecuencias de esta publicación en redes sociales ha hecho no sólo viral este vídeo y por tanto darse a conocer el caso en todo el planeta. Además ha dado lugar a que Darron Puro (padre de los gemelos bullies) pierda su trabajo en una empresa financiera llamada Roy E. Abbott Futures, cuyos directivos al conocer los hechos decidieron despedirlo.  Además, el colegio en el que estudia Dee Dee, chica hostigada,  está investigando los hechos y puede que expulse a los dos gemelos.  Indudablemente la presión social en este caso ha hecho justicia. Más de la que hoy día deberían impartir muchos Juzgados, que medrados no tienen reparos en inhibirse o archivar flagrantes casos de acoso escolar. Demasiados casos.

De cualquier manera, felicitaciones por la valentía y coraje de este padre Sonrisa

 

martes, 18 de agosto de 2015

Denuncia al Defensor del Menor por bullying consentido

 

blogfondo

Vagabundo

Una vez más, un nuevo caso de acoso escolar sale a la palestra en forma de denuncia. Denuncia archivada por Fiscalía. Una más, una vez más. Las analogías desgraciadamente con el caso de mi hija y mías propias son llamativas y alarmantes por el grave daño que se infringe a víctimas y familiares. Como bien expresa el denunciante, ya no sólo se trata de un caso de acoso escolar, sino, tanto o más grave, también de acoso institucional hacia la familia, cuando esta, harta de ninguneos y cínicas respuestas del entramado educativo, se ve obligada a denunciar. La Fiscalía, esa que tiene el deber institucional de velar y garantizar los derechos del menor hostigado tampoco parece poner el celo debido y una vez más, como ocurriese en mi caso, archiva la denuncia. Debe ser más práctico defender a menores acusados que a menores víctimas de los mismos. Debe ser más conveniente a su vez estar al lado de las instituciones que desdecirlas y obligarlas judicialmente a cumplir con sus deberes garantes hacia su alumnado. Que me lo digan a mí

http://elcuadernodeguillermonoacoso.blogspot.com.es/2010/08/acoso-escolar-e-institucional.html

http://elcuadernodeguillermonoacoso.blogspot.com.es/2010/08/la-propaganda-goebbeliana-de-la-junta.html

Como respuesta viciada por la Administración educativa, a través de Inspección, se responde a estas graves acusaciones y actos denigrantes hacia la víctima, como sistemáticamente se repite una y otra vez: “ las actuaciones y compromisos han sido los adecuados”. Caso archivado. Uno más.

La “posible paranoia” de afectados y familiares debería ser estudiada detenidamente por las autoridades sanitarias, dado que si bien sólo salen a luz pública escasos casos -los más graves- se estima que un 25% de la población puede estar afectada por esta “enfermedad mental”

 

Padre de Ayamonte lleva al Defensor del Menor un presunto acoso escolar a su hijo, diagnosticado de TDAH

Jesús Torres

Fuente: http://andaluciainformacion.es/costa-occidental/

  Luis Manuel Arraiz Vicente, padre de un menor de 9 años que hasta el pasado mes de marzo se encontraba escolarizado en el Centro de Educación Infantil y Primaria Moreno y Chacón de Ayamonte, ha puesto en conocimiento del Defensor del Menor de Andalucía lo que considera un caso de “acoso escolar continuado” contra su hijo en dicho colegio, “a manos de otro menor de su misma clase”.

  Según el encabezamiento del escrito remitido el pasado mes de febrero por Arraiz al Defensor del Menor de Andalucía, al que ha tenido acceso Andalucía Información, “esta es la historia de un acoso escolar a mi hijo de 9 años, seguido de un acoso institucional a mi familia”.

  Y es que en dicho escrito narra con todo lujo de detalles y por orden cronológico, una situación que se inició “hace un año”, sobre la que al principio “pensamos que eran cosas de críos; luego que las reiteraciones eran casualidad; y finalmente comprendimos que era todo deliberado”.

Según también relata, el asunto es aún más grave teniendo en cuenta que su hijo está diagnosticado de TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad), por lo que “necesita, por ejemplo, que se le hagan los exámenes orales y no escritos, a lo que se han negado en ese colegio”, y por lo que “es como si en lugar de nueve años, tuviese aproximadamente dos menos”.

Por otra parte, Arraiz ha relatado a este periódico que su hijo fue objeto de “brutales palizas”, la última “con derribo a patadas en los huevos y remate a patadas en la cara”, lo cual fue siempre considerado por los responsables del centro como “una pelea” y “a las que no se prestaba atención” porque eran “cosas de niños”. El menor -siempre según su padre- llegaba a casa “con marcas” y “no nos contaba nada por miedo”. También “lo dejaban de lado” y por eso “lo comunicamos al centro”. El presunto acoso, además de físico “era también psicológico” ha añadido, y “se trasladó a la calle: a las fiestas de cumpleaños de los compañeros de clase o a los parques de la localidad”.

Igualmente añade que el presunto acoso a su hijo se convirtió también en “acoso a la familia” una vez que el propio Arraiz denunció por estos hechos tanto a la tutora del menor, como al director del centro. Denuncias de las que por otra parte confiesa “no tener aún noticias” y que según fuentes jurídicas consultadas por este periódico han sido archivadas.

Desde entonces -prosigue el padre- “todos han intentado tapar el tema, porque no les interesa que se sepa, y en lugar de proteger a mi hijo han mirado para otro lado y se han dedicado a protegerse entre ellos”. Incluso afirma que “han intentado hacer creer al resto de la comunidad educativa, incluidos los padres, que dejaron de hablarnos y nos eliminaron de los grupos de whatsapp, que todo era cosa nuestra”, y hasta “pudimos saber que se burlaban del niño en clase, llegando incluso a ridiculizarlo ente sus compañeros”.    

En el escrito al Defensor del menor Arraiz afirma que “en septiembre mi mujer habló seriamente de este tema al menos tres veces con la tutora y maestra, siguió el acoso; habló con la madre del acosador, siguió el acoso; habló a primeros de noviembre con el director, siguió el acoso”.

También narra que “el 14 enero de 2015 la agresión de turno es violentísima (a mi niño le dan una patada en el ojo), hay parte de lesiones, y una denuncia judicial por mi parte, contra el agresor (otro niño de 9 años pero mucho mayor) y contra la tutora y el director por no hacer nada”. El mismo día de esa agresión última, la tutora y maestra habitual del niño “les hizo hacer las paces, pregonó a toda la clase ‘ya sabéis que (…) es un pesado’ como explicación de lo ocurrido, y sentó juntos a agresor habitual y víctima”.

Desde entonces se multiplicaron los escritos y comunicaciones por distintos medios entre la familia del menor y los responsables del centro, quejándose amargamente Arraiz de no permitírsele acceder al expediente sobre lo sucedido, así como al protocolo de actuación iniciado por la Inspección Educativa. 

Finalmente, según Arraiz, el menor permaneció un tiempo sin escolarizar “porque la frase operativa del tratamiento médico a que le ha abocado el estrés por acoso es: ‘se recomienda evitación de esta situación hasta tratamiento psicológico’. Así las cosas, la familia solicitó a la Delegación el cambio de centro, lo cual se produjo en marzo, cuando fue trasladado al CEIP Galdames de la ciudad fronteriza, donde el padre asegura que su hijo “está encantado, totalmente integrado, y donde no ha tenido ningún tipo de problema”.

Por todo ello, Arraiz concluye su escrito pidiendo al Defensor del Menor que “supervise humanitariamente este caso, y los otros, que ha habido y habrá, hasta que se extirpen las malas hierbas. No estaría de más una investigación oficial”.

EL SERVICIO DE INSPECCIÓN EDUCATIVA “ACTIVÓ EL PROTOCOLO DE ACTUACIÓN”

Por su parte, fuentes del Servicio de Inspección Educativa de la Delegación Territorial de Educación, Cultura y Deporte de la Junta en Huelva, en coordinación con el centro educativo y el Equipo de Orientación Educativa, ha afirmado que activó “desde el primer momento el protocolo de actuación recogido por la administración educativa para estos casos”.

Igualmente han indicado que “desde esta misma Delegación se ha dado respuesta a todas las instancias donde se ha presentado denuncia o demandado aclaración sobre este tema”.

Por último, han señalado que “desde esta delegación territorial se hace constar la adecuada actuación del centro educativo y de la comunidad escolar de Ayamonte, que ha mostrado y demostrado su compromiso con la resolución pacífica de los conflictos escolares”.

 

Publicaciones relacionadas:

http://elcuadernodeguillermonoacoso.blogspot.com.es/

viernes, 14 de agosto de 2015

Sobrevivir al acoso escolar

 

acoso escolar 01Los padres de una niña de diez años consiguen que la Consejería saque a la pequeña, víctima de acoso escolar, del centro Manuel Bartolomé Cossío en Aluche para el próximo curso

La niña empezará el próximo curso en otro colegio / John Gómez

Alberto Pozas

“Mi interior está vacío y roto. En mi cabeza están reinando el miedo y la soledad. Llévame a otro mundo lejos de éste”. Decenas de frases como éstas vienen recogidas en el diario de una niña, y son el producto de meses y meses de acoso escolar en un colegio público del madrileño barrio de Aluche. La Consejería de Educación, después de varias peticiones de los padres, ha propuesto que esta niña cambie de colegio el año que viene y que empiece el próximo curso en el centro donde su padre es profesor. Una historia de acoso con un final que si no puede ser calificado de feliz, al menos podrá ser considerado como esperanzador tanto para la niña como para su familia.

Sus padres, docentes los dos, lo tuvieron muy claro desde el principio: “No queremos otro caso como el del Ciudad de Jaén”, dijeron a la Consejería en un escrito. Primero fue una nota en un perchero con la palabra “puta”. Después, comentarios en el comedor: “Ves, no te quiere nadie”. Y al cabo del tiempo, según explica a la Cadena SER Alberto, su padre, un diario en un cajón de su cuarto donde vomitaba el día a día con una capacidad narrativa impropia de una niña de diez años. “Manifestaba cosas con una madurez que nos dejó alucinados, lo presentamos como prueba de lo que había sufrido la niña durante todo el curso, entonces fuimos hacia adelante para que activaran el protocolo de acoso escolar”.

Según sus padres, la puesta en marcha de este protocolo no hace sino empeorar las cosas, y es entonces cuando un psiquiatra de la Seguridad Social pone su problema negro sobre blanco: “Tras su valoración, se ha confirmado que los síntomas consultados se relacionan con sus dificultades para adaptarse al estrés ocasionado por situaciones previas de acoso escolar”, iniciando el correspondiente tratamiento y recomendando el cambio de centro de la niña, que se vería “muy beneficiada de la posibilidad de entrar en el mismo colegio donde trabaja su padre como profesor”, reza este informe.

Cambio a la segunda

Después de muchas idas y venidas, ayer la Consejería de Educación comunicó a los padres de esta niña que proponían su traslado al centro de trabajo del padre para el próximo curso: un cambio al segundo intento, ya que la primera vez les habían propuesto otro, decisión reconsiderada tras tener la oportunidad de estudiar los informes psiquiátricos de la pequeña.

Los padres tienen claro dónde dirigir su enfado: a la imagen que el centro dio, según su versión, de su hija de cara a los informes de la inspección: “Pone que mi hija era problemática, que tenía el rol de acosadora… en siete años no nos han manifestado nada de que mi hija se portase así”. Añade que esto les ha indignado especialmente: “La forma en que han intentado hacer que mi hija sea una inadaptada social en un informe: a nosotros nos ponían una cara, y por detrás al inspector la que a ellos les interesa, diciendo que no hay acoso y que la niña es rara. Nos ha dolido mucho, ahora resulta que desde el mes de junio mi hija es una acosadora”.

No es el único caso

Varias familias se han puesto en contacto con la Cadena SER para explicar su caso, y poner de manifiesto que la experiencia de esta niña no es la única que se ha vivido en las aulas de este centro de Aluche. Lola, madre de un niño de altas capacidades, decidió cambiar a su hijo de centro también este año. “Hay un montón de violencia, de agresividad, tanto por parte de alumnos como por parte de tutoras, y el equipo directivo, en vez de solucionar, lo que ha hecho es tapar y tratarlo como casos individuales, como la realidad no es esa”, señala en declaraciones a esta emisora.

En el caso particular de su hijo afirma que esta situación le ha producido “trazas de ansiedad y depresión, por todo esto que ha estado viviendo por parte de la tutora con vejaciones, gritos, empujones, agresiones físicas leves…”. Afirma que puso esta situación en conocimiento del centro, del inspector y del orientador “y nadie ha hecho nada”. “Todo lo que se ha hecho es tapar, tapar y tapar, no se ha cuidado por el bienestar de los niños sino por el buen nombre del colegio, hay un corporativismo voraz”, afirma.

Fuente:

http://cadenaser.com/emisora/radio_madrid/

martes, 11 de agosto de 2015

¿Qué hago si mi hijo dice que le pegan?

 

Gema Lendoiro

acoso escolar 00Una experta aporta soluciones para que los padres no permitan que nadie use la violencia contra sus hijos
Dibujo: David Martínez

 

Es una queja común en muchos padres: «a mi hijo le han pegado en clase otros niños». Y no nos referimos a una queja aislada de un día, sino a algo que se sucede en el tiempo. ¿Qué hacer?

Mónica Serrano,experta en temas infantiles y en Pedagogía Blanca, reconoce que es un tema «mucho más grave de lo que pueda parecer y más a menudo de lo que creemos».

—Si mi hijo al salir de clase me dice que los niños le pegan, ¿qué debo hacer?

En primer lugar, creerle siempre. No mostrar ningún tipo de duda. Es lo que va a favorecer la confianza del niño en nosotros para que continúe pidiéndonos ayuda en el futuro.

En segundo lugar, expresarle que estamos a su lado y que le vamos a ayudar a resolver la situación.

—Suponiendo que sea cierto, ¿qué es mejor, hablar con los padres de ese niño o con el colegio directamente?

—Sea cierto o no, debemos hablar primero con el profesorado y contarle lo que el niño nos ha dicho. Si se están produciendo agresiones en el aula, debemos pedirle a la profesora que las gestione, que no las permita.

En caso de que la profesora nos diga que el niño no está contando la verdad, habría que investigar qué puede estar sucediendo para que las versiones de ambos no coincidan. Es importante, en este caso, no mostrar desconfianza hacia el niño.

—¿Qué pasa si en el colegio me dicen que eso son cosas de niños y que no le dé la mayor importancia?

—En este caso, debemos sospechar que estamos en un colegio en el que la violencia está normalizada. Esto es indicador de que se van a permitir agresiones de manera habitual, no se va a proteger a los agredidos ni se va a trabajar con los agresores.

Cambiar esta tendencia en los centros suele ser muy complicado. Podéis movilizaros los padres, dirigíos a los distintos estamentos de la organización escolar o, incluso, informar a la Inspección. En todo caso, muchas veces cambiarlos de colegio es más sencillo y eficaz.

—¿Qué herramientas puedo darle a mi hijo para que se defienda de un niño que pega?

—La herramienta fundamental es pedir ayuda, que lo cuente a los adultos, que no silencie las agresiones. Es importante también transmitirles que pueden elegir a sus compañeros de juego y que pueden decidir alejarse de los niños que no respetan a los demás. Realmente, ante situaciones violentas, huir no es de cobardes.

Además, es positivo enseñarle ciertas respuestas verbales asertivas del tipo «No me pegues», «No quiero que me pegues y no lo voy a permitir» para responder de manera inmediata a la agresión.

Por otra parte, es necesario analizar la situación de manera amplia con el niño para detectar los recursos que el niño tiene para afrontar la situación: otros amigos, posibilidad de huir, adultos cuidadores…

—¿Y si además de pegarle, le insulta y se ríe de él?

Si además de pegarle, le insulta y se burla de él, nos encontramos claramente ante una situación de acoso. Es importantísimo evitar que estas situaciones se mantengan en el tiempo. Los padres han de intervenir de manera inmediata y no permitir la exposición de sus hijos a la violencia. Porque todo acto cometido con intención de hacer daño a otro es violento, aunque se produzca entre niños.

Según la OMS, la violencia es el uso deliberado de la fuerza física o el poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones.

Así, cuando un niño quiere dañar o humillar a otro deliberadamente, nos encontramos ante una situación de violencia. Si esto se produce en el colegio, se denomina violencia escolar.

—¿Aconseja llevarlo a un psicólogo si la cosa se pone seria?

—Aconsejo intervenir ante cualquier sospecha. Si nuestro hijo está siendo víctima de violencia en la escuela, lo primero es eliminar la exposición a la violencia. En cuanto a llevarlo al psicólogo, depende de cada situación. Un psicólogo no puede enseñar a un niño a gestionar la violencia escolar, pues la violencia no es susceptible de ser gestionada. Sin embargo, sí puede ayudarlo a elaborar y superar la situación que ha vivido si fuese necesario.

Puede consultarse con un profesional y que sea éste quien determine si el niño necesita terapia psicológica o no.

—¿Existen posibilidades de que esto afecte a su manera de ser?

—Por supuesto que sí. La exposición a la violencia escolar afecta a las autoestima de los niños y, con ello, a su motivación. Puede influir negativamente en el desarrollo de sus habilidades sociales y generar indefensión aprendida (si nadie le ayuda), lo cual repercutiría en aspectos de la personalidad como: pobre sensación de control, negativa percepción de competencia personal, tendencia al pesimismo, etc. lo cual estaría incrementando las posibilidades de padecer depresión o ansiedad.

Es muy importante que los padres tomen en serio cualquier agresión entre compañeros, sea física, verbal o actitudinal. Que investiguen qué está pasando y pongan los medios necesarios para que el niño pueda resolver la situación.

Recomiendo que los padres consulten con un psicólogo si se enfrentan a situaciones de este tipo para que les oriente en cómo ayudar a sus hijos. En cualquier caso, no permitáis que vuestros hijos sufran violencia por parte de nadie.

Fuente:

http://www.abc.es/familia-padres-hijos/padres-hijos

martes, 28 de julio de 2015

Niño se suicida tras recibir un mensaje. Una historia que debes conocer para que no se repita

 

suicidio bullyingKike Pérez

El bullying no es una broma, no son cosas de críos y no es algo que podemos ignorar. Este tipo de acoso entre niños y adolescentes se ha cobrado ya demasiadas muertes a lo largo y ancho del planeta.

Como en otros casos de violencia, el bullying se ceba con aquellas personas diferentes y por lo general más débiles, causándoles un terrible estrés y un grave daño en su autoestima.

El silencio de los demás niños y adultos se convierte en cómplice de este problema en demasiadas ocasiones, el problema se ataja cuando ya es demasiado tarde.

Amy Briggs es una madre Nueva York que tiene un mensaje para ti y tus conocidos. Su hijo se suicidó por culpa de las continuas vejaciones que sufría en el colegio, a pesar de decirle a varias personas que iba a quitarse la vida por haber recibido un mensaje de texto muy insultante, pero nadie hizo nada.

El número de suicidios adolescentes ha aumentado en los últimos tiempos a consecuencia de problemas relacionados con la autoestima y el acoso escolar.

No te conviertas en cómplice silencioso, impide cualquier acto de bullying que presencies o habla con los adultos e insiste hasta que hagan algo. Si alguien parece deprimido, interésate por él y alerta a sus familiares, pues la tragedia solo comprende el sufrimiento de los más débiles, sino también el de las personas que sufren su pérdida.

Conoce esta trágica historia y ayuda a difundir su mensaje. No podemos mirar hacia otro lado.

Original: Please don’t let anyone be treated like this boy was. ThinkPOZ.org

 

https://www.youtube.com/watch?v=XlOtQSIThlA&feature=player_embedded

Fuente:

http://lavozdelmuro.net/

Así puede un profesor prevenir el acoso escolar en su clase

 

acoso en las aulasCarlota Fominaya

Los expertos denuncian falta de percepción por parte de los maestros de lo que ocurre en el aula

La Fundación Gestiona recomienda colgar en clase carteles con los valores de los niños

Amanda, de 19 años, Jokin, de 14, Mónica, de 16... y así hasta una larga lista de nombres de adolescentes con un denominador común: todos decidieron quitarse la vida tras haber sido víctimas de acoso escolar. «Un niño no se suicida de un día para otro. Emiten señales que los adultos que están en su esfera diaria, como pueden ser sus padres o, en este caso, los profesores, deben saber leer», indica Juan Carlos Vilar, presidente de la Fundación Gestiona. «Hay que actuar preventivamente. Las consecuencias, en demasiadas ocasiones, son irremediables», advierte. Hay otro factor común a todos estos casos de acoso, y es que todos ellos comenzaron en el colegio. «El problema está en que en muchos de los casos, los profesores que había cerca de estos pequeños nunca apreciaron que hubiera acoso escolar. O si lo detectaron, la dirección del centro no consideró oportuno sancionar a los agresores o no informó a la Consejería de Educación», añade este especialista. «Demasiadas veces tenemos que leer en los medios de comunicación las siguientes frases: "nunca se apreció acoso escolar", o "problemas ajenos al centro por completo"», recuerda.

Es indudable que para la Fundación Gestiona, «falta percepción por parte de los maestros de lo que ocurre en el aula. Las peleas, los insultos... no son "cosas de niños"», remarcan. Para Irene López-Assor, psicóloga de esta organización, esta dificultad para detectar las situaciones de acoso en sus fases preliminares es la causa de algunas de las sentencias condenatorias a colegios por casos de acoso escolar que se están produciendo en España. «Como responsables de los menores a su cargo durante las horas lectivas, los colegios tienen la obligación y la posibilidad de combatir esta lacra social. Y para ello necesitan nuevas herramientas que les ayuden a detectar y a prevenir este tipo de situaciones», añade López Assor. «Es crucial que los profesores sepan cómo detectar cualquier señal», insiste. Lo corrobora Abel González, profesor de criminología en la UDIMA con una larga experiencia en el Plan Director de Mejora de la Convivencia y Seguridad Escolar puesto en marcha por el Ministerio de Educación. «Es un imperativo que los profesores sepan detectar cualquier señal que vean durante la estancia de los niños en el centro escolar».

Ante la creciente preocupación social y del sector por este tema, la Fundación Gestiona ha desarrollado una herramienta destinada a que sean los propios centros de enseñanza los que puedan identificar síntomas y prevenir posible casos de acoso en sus aulas, basada en la información y sensibilización de toda la comunidad educativa: equipo directivo del colegio, profesores y padres, con especial incidencia en el equipo docente, que recibe formación específica para identificar y evitar el acoso. Estos serían algunos de sus consejos a la hora de prevenir el acoso escolar en las primeras etapas:

1. Identificar los perfiles psicológicos que hay en el aula. Para ello López-Assor recomienda a los maestros que observen y estudien los perfiles psicológicos de sus alumnos a la hora de hacer grupos. «Es importante saber en qué clase nos manejamos, haciéndonos las siguientes preguntas: ¿son niños fuertes?, ¿débiles?, ¿qué carga emocional tienen? Nosotros lo sabemos mediante la realización de baterías de test y jornadas de observación en las que analizamos los perfiles psicológicos de los alumnos y de su grupo de pertenencia», explica esta terapeuta. En este sentido, desde la Fundación sugieren que se cuelguen en clase carteles bien visibles con los valores de los niños. «Son una excelente herramienta para subir la autoestima», propone.

2. Enseñar a los niños más pequeños a diferenciar lo que está bien de lo que está mal, y a canalizar su ira. «Tienen que aprender a utilizar la inteligencia emocional a la hora resolver conflictos, y esto se puede enseñar en clase desde las edades más tempranas», recomienda López-Assor.

3. Fomentar la comunicación. «El enemigo número uno de la víctima de acoso es el silencio. Pero si el niño aprende a expresar sus emociones y a comunicárselas a un adulto o a una persona de su confianza, habremos ganado en parte la batalla», indica esta psicóloga.

4. Ser conscientes de la gravedad tanto de los ataques intimidatorios como de los psicológicos. «Debemos apartar la idea de que para que exista acoso los niños se tienen que estar "matando en el patio". Se pueden producir agresiones durante la clase de deporte mediante una patada o un cabezazo jugando al fútbol... En el patio se puede despreciar, aislar, o ignorar a un compañero...». «Pero el peor acoso, el que más se sufre, suele ser el psicológico», matiza esta experta. «Las burlas, el mote.... hoy hay que tener mucho cuidado con esto», añade.

5. La identificación de los lugares «ciegos» en las instalaciones de la instalación escolar sería otra de las recomendaciones de esta organización. «Nos referimos a los lugares donde un niño puede aprovechar para agredir o intimidar a otro al que tenga "manía". Es bien sabido que el bullying se puede presentar de diferentes formas y en distintos lugares: dando un cabezazo durante el partido de la clase de deporte, o aislando e ignorando en el pasillo o el patio al compañero», diferencia López-Assor

Fuente:

http://www.abc.es/familia-educacion/educacion.asp