Acoso escolar e institucional extremeño

Traductores

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 30 de agosto de 2014

Finlandia combate el acoso escolar

 

Educacion en finlandiaEl país nórdico, reconocido por su excelencia educativa, exporta a Europa un sistema que ayuda a prevenir y solucionar los casos de abuso entre estudiantes

Fernando Gualdoni

(Foto: Unos niños participan en el programa educativo KiVa en Finlandia. / universidad de Turku)

En la ciudad de Espoo, a unos 25 kilómetros al noroeste de Helsinki, la escuela primaria Karamzin fue pionera en la implantación del programa KiVa para prevenir y neutralizar el acoso escolar. En una clase, la maestra proyecta una serie de dibujos que muestran diferentes situaciones de conflicto entre alumnos. “¿Es esto acoso?”, pregunta. “Sííí”, contestan en bloque la decena de niños de siete años. “¿Y esto?”. Pero la respuesta ya no es tan homogénea. “Las imágenes les enseñan a diferenciar las situaciones, algunos son simples conflictos y otros son casos de acoso”, dice la maestra.

Kiva, en finlandés coloquial, se usa para describir algo agradable y, al mismo tiempo, es el acrónimo de Kiusaamista Vastaan (contra el acoso escolar). El programa, desarrollado por la Universidad de Turku, arrancó en 2007 y ya se aplica en el 90% de las escuelas finlandesas y se ha exportado a casi una decena de países, entre ellos Holanda, Reino Unido, Francia, Bélgica, Italia, Estonia, Suecia y Estados Unidos. Los estudiantes asisten en tres etapas de su vida escolar —a los siete, los 10 y 13 años de edad— a una veintena de clases en las que aprenden a reconocer el acoso y donde realizan ejercicios para mejorar la convivencia.

Estampas finesas

• Es el país con mayores niveles de democracia y el menos corrupto del mundo. Fue el primero en permitir que las mujeres fueran parlamentarias y el segundo en permitir el voto femenino.

• Dos de las profesiones públicas mejor pagadas son la de policía y de maestro.

• Está en el euro desde 2002 pero es uno de los seis miembros de la UE que no pertenecen a la OTAN.

“KiVa se puso en marcha en esta escuela en 2008”, dice Jouni Horkko, director de Karamzin. “Por entonces, nuestros casos de acoso superaban la media de las escuelas finlandesas, pero tras el primer año de implementación redujimos la cifra en un 60%. Hoy tenemos 500 alumnos y en torno a 14 casos al año”, explica. En cada centro que adopta KiVa hay un equipo de profesores que son los que actúan en caso de denunciarse un caso, pero son todos los docentes los que están atentos a posibles conflictos y los que avisan al equipo KiVa para que intervenga.

Los docentes de KiVa se entrevistan con el o los acosadores, la víctima y a cuantos alumnos crean conveniente citar; sopesan en qué momento es mejor comunicar la situación a los padres y hacen un seguimiento del caso. “Generalmente, tras la entrevista donde el acosador es apercibido, deja de hacerlo. Hay casos difíciles, que pueden llevarnos a cambiar a la víctima de grupo, pero son francamente excepcionales”, comenta una de las responsables del equipo KiVa. Los miembros del grupo contra el acoso (en el caso del colegio Karamzin son cuatro) se compone de maestros que el propio director suele elegir teniendo en cuenta sus cualificaciones universitarias en temas relacionados con la violencia escolar o estudios de comportamiento de grupos, entre otras disciplinas.

Además de una preparación especial, ser parte del equipo requiere una gran dosis de voluntarismo y entrega por parte del docente que, tras ser seleccionado por el director, acepta el puesto. El trabajo de los docentes es a su vez seguido por los investigadores de la Universidad de Turku, que mediante encuestas periódicas observa la implementación y el resultado del programa.

El programa KiVa se usa en el 90% de las escuelas locales y en unos 10 países

“El programa contra el acoso fue impulsado por el Gobierno finlandés tras un par de episodios realmente tristes para la historia de Finlandia”, recuerda Horkko, refiriéndose a los tiroteos en dos escuelas en 2007 y 2008. “La puesta en marcha de KiVa no está relacionada directamente con estos episodios, pero sí puede decirse que hicieron saltar las alarmas de la sociedad y el Gobierno dedicó más esfuerzos a los programas contra el acoso como el nuestro”, matiza. En noviembre de 2007, un joven de 18 años irrumpió en su escuela de la localidad de Jokela, en Tuusula, y mató a ocho personas antes de suicidarse. Casi un año después, en el centro Kauhajoki, en el oeste del país, un muchacho de 22 años asesinó a tiros a una decena de personas antes de dispararse un tiro en la sien.

Ambos sucesos fueron los más violentos en un país que ya registraba a principios de los noventa una de las tasas de suicidios de adolescentes más altas del mundo. Por entonces el Gobierno finés comenzó a aumentar los fondos para estudiar el problema del acoso escolar como una de las principales causas de suicidios y comportamientos violentos. Tras los dramáticos sucesos de 2007 y 2008 y la implementación de programas como KiVa, los casos de acoso descendieron drásticamente y masacres como las de Jokela o Kauhajoki no volvieron a registrarse.

“La lucha contra el acoso escolar ha sido clave para cimentar la excelencia educativa en Finlandia”, afirma Sanna Herkama, investigadora de la Universidad de Turku. El país escandinavo siempre aparece en los primeros puestos en el informe Pisa, que mide la calidad educativa en más de 60 países. Más de la mitad de esos estados son europeos y Finlandia está a la cabeza en la mayoría de los exámenes. La educación en la igualdad —niños y niñas hacen tareas de carpintería, aprenden a cocinar y ayudan a levantar la mesa tras el almuerzo escolar— y en la meritocracia cala en la mayoría de los estudiantes y, a la larga, contribuye a que Finlandia esté considerada una de las democracias más sólidas y menos corruptas del planeta. Y esa convicción de que si haces algo debes hacerlo bien se refleja en las expectativas de muchos jóvenes fineses sobre cómo debe funcionar la Comisión Europea.

Fuente:

http://internacional.elpais.com/

miércoles, 27 de agosto de 2014

¿Hasta cuándo?… otro caso más: El destierro del acosado

 

CronologiaManuel Rodríguez G.

No puedo negar que cada vez que leo noticias como la que abajo reproduzco, aparece en mí una ansiedad manifiesta y a la vez rebelde, tras saber que demasiados miserables campean a sus anchas, mientras una niña, sigue sola y perdida en su ya triste adolescencia. Vienen a mi memoria experiencias análogas a las que ahí se cuentan, dado que mi hija es un claro ejemplo de víctima ligada a ese terrorismo psicológico, denominado acoso escolar.

Otro caso más y de nuevo la impunidad hace mella en el entorno de la víctima. Y es que la idea que queda es que la violencia es rentable. Solicitud de 80 horas de trabajo para la comunidad ante una posible condena contra los años que el chaval sufrió acoso escolar.

Resolución: Negación del problema por parte del colegio y exilio de la víctima a otro Centro. Y nada más. Esa, desgraciadamente es la postura enraizada del Sistema Educativo y de las Instituciones medradas o complacientes que lo consienten.

Con esa cínica actitud se está macerando demasiada tensión, falta de credibilidad hacia las Instituciones implicadas y un amargo regusto de planteamientos ligados a la toma de decisiones para administrar la justicia por uno mismo; es decir, el mensaje que se está dando a muchos jóvenes es que la denominada Justicia no existe o al menos, ésta es demasiado permeable con los agresores. Por tanto se está acrecentando el aprendizaje inconsciente del “ojo por ojo, diente por diente”, sólo que quien ha sido humillado y hostigado tan cruelmente durante ese dilatado tiempo (incluso con posibilidad de sufrir cuadros ansioso-depresivos y estrés postraumáticos), puede llegar a tener una visión muy radical de ese “ajuste de cuentas personalizado”:

Consigo mismo, sintiéndose desterrado de todos y de todo y “quitándose de en medio”; es decir suicidándose como única salida a su sufrimiento en silencio y la inacción socio-escolar de demasiados actores implicados…

O, por el contrario, vaciando su ira contenida, su dolor y su agresividad almacenada por tanta violencia recibida, de quienes le llevaron a ese túnel oscuro y  desesperado. En el peor de los casos, un mal día, se hablará de  que un loco armado indiscriminadamente “segó” la vida de unos cuantos estudiantes… entre los que quizás estuviesen no sólo algunos de sus agresores, sino incluso algunos testigos cómplices.

Las autoridades seguramente aducirán, en uno u otro caso, una posible enfermedad mental del individuo; sólo que llegado el caso, quizás les incomode confirmar que ante todo fue víctima de ese cáncer silencioso y cobarde, por consentimiento y complicidad de quienes nada hicieron para remediar tan tristes y duras vivencias.

En cualquier caso, habrá ganado la violencia, por omisión o comisión, pero habrá ganado. Es, sin duda alguna, el mensaje que está calando y calará en buena parte de la sociedad Triste¿A quién se lo debemos?

 

El martirio de un estudiante acosado

( Fuente:  http://sociedad.elpais.com/ )

Un menor relata en un sumario judicial las  humillaciones y agresiones a las que le sometió un grupo de compañeros de clase durante tres años

(Foto: Fachada del colegio Santo Angel de Sevilla. / Paco Puentes)

José Antonio Hernández

La escena de la puerta del colegio —su hijo de 15 años abrazado a su hermana, de tres, con “ojos llorosos y mirada perdida”— estremeció a la madre. Intuyó al instante que estaba ante un nuevo episodio del “grupito de siempre” contra su hijo. El que hacía años que venía amargándole la vida. Era 31 de marzo de 2011 y A. (todos los protagonistas de este reportaje son menores de edad) confesó a la madre que tenía miedo por si le pegaban los del “grupito”. Ese día fue el último que acudió al colegio Santo Ángel de la Guarda, de Sevilla. Desde entonces, las comunicaciones entre el colegio y la familia se desarrollaron vía burofax. Los padres acusaron al colegio “de no hacer nada para evitar el martirio” vivido, y más tarde lo detallaron ante la fiscal de Menores, que abrió un proceso por un delito contra la integridad moral.

Un juez de menores de Sevilla absolvió a los expedientados por falta de pruebas

El juicio duró cuatro días. El fiscal pidió 80 horas de trabajo en beneficio de la comunidad para cinco alumnos y nueve meses de libertad vigilada para uno de ellos. El juez les absolvió porque algunos hechos estaban prescritos y de otros no había pruebas. Aun así, la sentencia deja abierta la vía civil por si los padres quieran exigir una indemnización por los daños causados a su hijo.

Según el sumario judicial, los primeros problemas empezaron en 2009. Al chico le molestaba que le pusieran motes alusivos a su cabeza. Los motes iban acompañados de aislamiento e insultos: “Cabezón, champiñón...”.

Un día, en clase de informática, uno del “grupito” convenció a otro para que dibujase un champiñón con un cigarro en forma de cabeza. Ajeno a la treta, el profesor incluyó el dibujo como portada en todos los monitores, conectados en red. Al abrirse las pantallas, las risas de la clase sembraron de lágrimas los ojos de A. “Sentí vergüenza y agaché la cabeza”, contó A. después a la policía. El profesor quitó la imagen y le pidió perdón. Dibujos parecidos aparecían algunas mañanas en la pizarra. Para A. el colegio se convirtió en un suplicio. Su rendimiento cayó estrepitosamente: “¿Qué me pasará hoy? ¿Qué me harán? ¡Y nadie hace nada...!”. El menor intentó quitarse la vida.

Algunos alumnos tenían la costumbre de tirarse bolígrafos unos a otros en los cambios de profesor. A. perdió muchos. Los del “grupito” se los quitaban del estuche y no se los devolvían. Sus escasos amigos también habían sufrido en ocasiones las arbitrariedades de estos líderes de la clase.

El fiscal pidió 80 horas de trabajos comunitarios para los cinco implicados

A. comenzó a acudir a este colegio concertado con cuatro años. Sus problemas empezaron cuando, en sexto de primaria, vio a un alumno que hasta entonces creía amigo, romperle la cremallera de la cartera. Lo comentó a sus padres y estos a los del otro (cuya inicial es B.). B. nunca se lo perdonó. Durante la ESO, comenzó “a difamarle”. “Es un chivato”, expandía en el aula. Luego llegaron los motes, y el aislamiento.

A. no entendía por qué siempre era él la diana del grupo. Lo pasó muy mal el día en que uno de ellos le convirtió en objetivo de un violento juego escolar que ellos llamaban chante. Ese juego les sirvió para propinarle “15 puñetazos normales y tres muy fuertes”. Aprovechando que un alumno estaba distraído, otro amagaba con darle un golpe. Si en un acto reflejo la víctima se apartaba, el que había hecho el amago buscaba la mano de los alumnos que hubiesen presenciado la acción; por cada uno que se la estrechase, este se consideraba autorizado para darle un puñetazo en su nombre. 26 alumnos estrecharon la mano. Cuando su madre le vio por la noche el moratón, A. mintió diciendo que se lo había hecho en baloncesto.

Otro de los alumnos que le hacían “la vida imposible”, era un repetidor de curso con problemas con la Fiscalía de Menores. A. le tenía pánico. Según la fiscalía, un día le robó un móvil de 400 euros. El chico pidió que se lo devolvieran pero solo recibió como respuesta “rostros de risa”.

Poco después, otro alumno llamado M., el que más solía humillarle con los motes y su verdugo en el juego del chante, interrumpió un día una clase y exigió que apareciese su teléfono. No lo tenía en su mochila. Él y sus amigos dieron por hecho que había sido A. Le miraron la cartera y, al ver que no estaba allí, le pidieron que se subiera los pantalones por si lo llevaba en los calcetines, y luego que se los bajara por si lo guardaba en los calzoncillos, delante de toda la clase. A. mostró los calcetines y salió corriendo del aula. El teléfono estaba escondido en un árbol, según confesó el menor a un amigo. “Quiero que se dé cuenta de lo mal que se pasa. Pero se lo devolveré dentro de unos días”, se sinceró. Su amigo se comprometió a devolverlo por él sin delatarle. Aun así, trascendió su autoría y los problemas con el grupo arreciaron. Insultos, empujones, mofas constantes... Varias veces acudió A. a la orientadora del colegio para expresarle su malestar por las vejaciones. La orientadora, según el sumario, habló con quienes le insultaban y les dijo que debían acabar con su acoso.

No solo le insultaban: también llegaron a ponerle de escudo de fechorías de otros. En una ocasión el grupo le acusó de ser uno de los alumnos que había escupido a través de una ventana unos padres que visitaban el centro. A. temió que si no lo admitía le pegasen a la salida de clase, y se confesó autor. “Me dolió mucho”, contó el menor al fiscal. La misma impotencia que sintió el día en que otro miembro del grupo, lanzó un borrador en clase y destrozó un castillo en el que el menor estuvo trabajando durante la Semana Santa para entregarlo al profesor de manualidades. Este le exigió que pidiera disculpas. Y lo hizo, pero “riéndose”.

Cuando todo estalló el 31 de marzo de 2011, los padres de A. empezaron a explicarse la tristeza que solía traer a casa el menor, y por qué un adolescente que sacaba buenas notas de pronto suspendía la mitad de las asignaturas. Se activó el protocolo de acoso, pidió el cambio de centro y ahora hace una vida normal en un nuevo centro.

Los padres denunciaron al colegio como responsable subsidiario. La versión que dieron los responsables del Santo Ángel de la Guarda es que no supieron del acoso hasta mayo de 2011, y que dieron una “respuesta inmediata y proporcionada” a todos los hechos (los motes, el robo del móvil...). Los padres de A. han logrado que la Junta de Andalucía traslade a su hija pequeña al mismo colegio que su hermano. Huyen de la imagen que se encontró la madre aquel 31 de marzo a las puertas del colegio.

 

http://vagabundotraslalibertad.blogspot.com.es/

sábado, 23 de agosto de 2014

Acoso escolar en la voz de los niños

 

bullying001Comunicación presentada en: 14º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2013

Resumen

En la presente investigación se buscó identificar las conductas y actitudes vinculadas al acoso en las escuelas con ayuda de las experiencias compartidas con niños de educación primaria desde tres puntos de vista: el acosador, la víctima y el observador.

Esta investigación se basa en un tipo de estudio cualitativo de corte exploratorio. La técnica utilizada fue el grupo focal, con 6 entrevistas grupales, siendo sus participantes 43 niños de primaria. Dicha técnica se aplicó para cada rol del acoso escolar, es decir: se armó un grupo de niños agresores, tres de victimas y uno de observadores, esto con el fin de analizar sus puntos de vista.

Los resultados fueron sobresalientes en el caso de los agresores, niños dominantes y grandes de tamaño, quienes tienen un pensamiento inocente –por así mencionarlo- de no tener idea que están ejerciendo daño, y los que sabían que hacían daño con sus conductas referían que merecían eso por el hecho de parárseles enfrente. El grupo de las víctimas son pasivos, y quienes compartían sus experiencias pero nunca hicieron algo para evitar el daño que les hacían, refiriendo que creen merecerlo por ser diferentes o también por sus condiciones físicas. Los observadores mencionan que han buscado ayuda de los profesores en el momento de los altercados, sin embargo, ellos terminan perdiendo puesto que los profesores los tachan de chismosos y provocadores de conflictos.

En un resultado alármate también se encontró que los profesores incrementan estas actitudes al colocarles apodos, hacerles burla e inclusive golpearlos.

 

Macías Becerril, Marcela Elizabeth
Moysén Chimal, Alejandra
Balcázar Nava, Patricia

http://hdl.handle.net/10401/5993

domingo, 17 de agosto de 2014

Autismo y bullying

 

Manuel Rodríguez G.

juanjo y su mundo(Dibujo de Juanjo, a través de http://principeforeven.deviantart.com/#/art/Juanjo-086-475325027?_sid=4589efda )

Existen estudios donde se habla de que el alumnado con TEA (Trastorno del Espectro Autista) sufre acoso escolar en un 95% de los casos

COMUNICADO SOBRE ACOSO

Aunque parece exagerado ese porcentaje, habría que indicar que en la población general, el bullying oscila entre un 20 y 30%, si bien este porcentaje se minimiza a un ridículo 5% o menos, ya que este último sería el correspondiente a los casos más graves y escandalosos y el grado real asusta y sobre todo, incomoda a las instituciones relacionadas. Sin embargo, insisto, habría que incidir que en la población con TEA y otros TGD (Trastornos Generalizados del Desarrollo) este grupo de alumnado tiene como muy serios obstáculos el hecho de que a nivel comunicativo y social tienen pocas herramientas para defenderse. Por otro lado la estigmatización e ignorancia de estos trastornos a nivel social redundan en la casi nula visibilización y consiguiente ninguneo por parte de las direcciones de centros para tomar en consideración los síntomas, somatizaciones e incluso quejas de estos niños ante la enorme presión psicológica por la que, demasiado frecuentemente son obligados a pasar. Indicadores que o no saben percibirse por cómoda desidia o simplemente son negados u ocultados por los centros escolares.

El siguiente vídeo es una muestra muy cruel de lo que un niño con este trastorno puede sufrir. Lo lamentable y escandaloso es que esta secuencia de malos tratos y linchamiento por parte de aprendices sinvergüenzas es consentido por el maestro, que está presente.

Recuerdo a alguna madre y amiga que ha vivido estas situaciones análogas con su hijo

ASPERGER Y ACOSO ESCOLAR

Conozco a un ex-compañero de trabajo al que por descuido le dieron un “diario de a bordo”, de los “cuidadores”, donde se describían las notas, argumentos y”tácticas” empleadas con su hijo con autismo cuando éste se ponía nervioso o era poco dócil, en el centro donde éste estaba internado. “Diario de a bordo” cual ejemplar manual al uso de métodos típicos de cárceles represivas como poco. Lamentable y vergonzoso Triste

Por cierto, según el vídeo que podéis visualizar en el siguiente enlace, la sanción impuesta a este energúmeno fue de suspenderlo de empleo y sueldo durante 10 días. Mi conclusión personal es que sale muy barato ser violento para cierta gentuza. Y lo peor, esa falta de administrar justicia además de impotencia para los afectados genera una agresividad reactiva ante tanto desalmado…


(Hay que advertir que las imágenes en sí son muy duras)

 

Pincha aquí     -->     MALTRATO CONSENTIDO A ALUMNO CON AUTISMO

 

 

Os dejo con una publicación al respecto

 

Cerca de la mitad de los niños autistas es víctima de bullying http://salud.univision.com/es/

Debido a que son percibidos como "diferentes", casi la mitad de lo niños y jóvenes con autismo sufren acoso y abuso por parte de sus compañeros en la escuela. Este problema se debería a que muchas instituciones no tienen estrategias efectivas para prevenir y combatir el bullying.

Los niños y jóvenes que padecen trastornos del espectro autista serían mucho más propensos a sufrir bullying, según lo hallado por un estudio publicado en Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

Para la investigación, se analizó la información provista en el año 2001 por 920 padres de jóvenes autistas que cursaban entre el séptimo y el decimosegundo grado

"Encontramos que al menos el 46 por ciento de los chicos con autismo sufría bullying, en comparación con sólo el 11 por ciento de los otros niños", comenta el Dr. Paul Sterzing, de la Universidad de California en Berkeley, y director del estudio.

El autismo afecta a uno de cada 88 niños, según las últimas cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Sin embargo, hay muchos mitos que rodean esta enfermedad, complicando la atención de los niños. En este Mes del Autismo, conoce la verdad detrás de los más comunes.

 

De acuerdo con los especialistas, esto se debería a que los problemas relacionados con el autismo, como la poca habilidad para socializar, dejarían a los niños expuestos al acoso.

Asimismo, éstos y otros problemas del autismo estigmatizarían a los niños y jóvenes, lo cual los dejaría todavía más desprotegidos ante el abuso de sus compañeros.

Los especialistas consideran que estos resultados se deben a que las estrategias para combatir y prevenir el bullying no son las más adecuadas: "Las escuelas saben que existe este problema, sin embargo, no siempre encuentran formas útiles para atacarlo", comenta el Dr. Brosco.

 

De acuerdo con el Dr. Sterzing, los maestros y padres de familia deberían intentar implementar acciones de integración que permitan que los niños y jóvenes con autismo convivan con sus compañeros, para reducir la estigmatización y, por tanto, la propensión al acoso.

Por su parte, la Dra. Debra J. Pepler, de la Universidad York en Toronto, comenta que “los niños deben ser educados e informados sobre las necesidades del resto de sus compañeros, y deben aprender que todos tenemos derecho a estar seguros , y que ser diferente no es motivo para ser molestado”.

Según el Departamento de Educación de los Estados Unidos, actualmente cerca del 30 por ciento de los niños en edad escolar sufre acoso; sin embargo, estas cifras son significativamente más altas cuando se trata de chicos “diferentes”, por ejemplo, quienes son homosexuales o padecen alguna enfermedad o discapacidad.

Por su parte, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) calculan que uno de cada 88 niños padece algún trastorno del espectro autista.

 

Otras publicaciones relacionadas:

http://bitacoraacosoescolarbullying.blogspot.com.es/2012/06/sindrome-de-asperger-y-acoso-escolar-la.html

http://bitacoraacosoescolarbullying.blogspot.com.es/2012/04/un-video-rompe-el-silencio-de-los-que.html

http://bitacoraacosoescolarbullying.blogspot.com.es/2012/02/comunicado-de-la-federacion-asperger.html

http://bitacoraacosoescolarbullying.blogspot.com.es/2014/01/acoso-escolar-y-autismo.html

http://bitacoraacosoescolarbullying.blogspot.com.es/2012/07/acoso-escolar-hacia-adolescentes-con.html

http://bitacoraacosoescolarbullying.blogspot.com.es/2012/05/un-caso-mas-de-acoso-un-alumno-con.html

http://bitacoraacosoescolarbullying.blogspot.com.es/2013/02/alumnos-con-sindrome-de-asperger.html

http://bitacoraacosoescolarbullying.blogspot.com.es/2012/06/bullying-al-diferente.html

jueves, 14 de agosto de 2014

Algunas notas sobre el acoso escolar

 
Bullying

bull0005Los insultos o humillaciones entre compañeros son las primeras señales del bullying o acoso escolar. Es muy común en las escuelas, y las víctimas suelen ser nuevos compañeritos, con baja autoestima que no pueden defenderse.

La Lic. Natalia Mongelós, psicopedagoga, refirió la importancia de fortalecer los valores como el respeto, empezando desde la casa. Converse con sus hijos y esté atenta a los cambios.

–¿Cuál es la forma de revertir el bullying o acoso escolar?

–Es un tema muy delicado, y como sociedad tendríamos que estar todos involucrados, erradicar aquello que fomente la violencia en los hijos y alumnos. Debemos trabajar fuertemente en rechazar toda manifestación o expresión de violencia. Empezar en la casa, a través del diálogo, la comunicación, pues la familia siempre fue y será la base fundamental para la primera educación de todo ser humano.

–¿Los docentes cómo deberán accionar ante la presencia de bullying en el aula o fuera de ella?

–Los docentes deberán estar siempre atentos a cualquier situación que se pudiera presentar, desarrollar estrategias preventivas e intervenir oportunamente. Es importante accionar y poner fin cuando se inicia un caso de violencia, ya que generalmente el error más común es cuando se ha dejado pasar muchas situaciones en las que tal vez pensábamos que era algo insignificante. Sin embargo, ya era el inicio del potencial sufrimiento de la víctima. No minimizar ningún acto, por más pequeño que fuera no se debe permitir la violencia. Mantener siempre abiertos los canales de comunicación con todos los alumnos, para poder trabajar con su grupo de una manera constructiva buscando soluciones a las crisis.

–¿Es importante que los padres inculquen y fortalezcan los valores en sus hijos?

–Los padres deben inculcar a sus hijos valores como el respeto a los demás, aún a pesar de las diferencias individuales, también la tolerancia, el compañerismo, aprender a escuchar, a comunicarse a través del diálogo. Fortalecer la autoestima de los hijos y entrenarlos primero con el ejemplo y luego con las palabras y consejos, ya que mayormente somos mejores maestros con los actos. Lo que aprenden en la casa es lo que marca el desarrollo de la personalidad y carácter del niño.

Fuente:
http://www.abc.com.py/

 
Nota:
Os dejo con uno de los mejores cortos que he visionado acerca de esta lacra educativa y social. Sin duda alguna un cortometraje que debía ser proyectado en todas y cada una de las aulas de este país y en el que habría que trabajar elementos tan fundamentales y esenciales como el apoyo incondicional hacia la víctima; la empatía bien entendida, siendo una condición necesaria conocer el dolor y el daño causado a las víctimas; la asertividad como medio para expresar la negativa a ser chantajeado por el depredador y sus secuaces principales; la ayuda cooperativa y grupal hacia quienes son relegados, aislados, excluidos y marginados, en forma de inclusión, apoyo, participación y dinámica en la tribu grupal; la denuncia y alerta del profesorado y direcciones de los centros para erradicar este lamentable terrorismo socio-educativo y no esconderlo falsamente para absurdamente disfrazar cualquier huella de desprestigio, cuando en la praxis cualquier colegio que toma la iniciativa para detectar y erradicar esta lacra está haciendo bien sus funciones; es decir educar, proteger al alumnado y concienciar al colectivo contra burdas y miserables actitudes , mas cercanas a las animales que a las de la condición humana.

Cortometraje esencial, ejemplar y digno de ser divulgado y estudiado tanto en las aulas como en cualquier punto de información/formación juvenil.

 


lunes, 11 de agosto de 2014

“Cualquier cosa vale: la violencia escolar es un medio más para justificar la violencia social e institucionalizada”

 
Manuel Rodríguez G

acosoextremadura2Algunas indicaciones para víctimas o posibles víctimas del acoso escolar

Aunque en la publicación siguiente aparecía la siguiente leyenda con referencia a una organización muy conocida en España y ligada al Defensor del Menor…

“¿Y qué puedo hacer yo?

Si eres víctima de acoso escolar o sabes de alguien que lo sufre, ¡no te calles! y ponte en contacto con …”

He suprimido la referencia y contacto de esta supuesta ONG en esta bitácora. ¿El motivo?. El hecho de que nos dejaran tirados, aún a pesar de constatar personalmente el pronunciado acoso escolar hacia mi hija. Constatación reflejada en un informe que les incomodó bastante entregarme, para finalmente dudar de los hechos y pruebas presentadas y alinearse escandalosamente con el entramado educativo de mi Comunidad tras la rumorología y bulos vertidos tras mi denuncia, aduciendo finalmente que no tenían recursos y que dejaban el caso; en este caso abandono y falta de auxilio a una menor por el vergonzoso acoso escolar y a su familia por el acoso institucional…

Desgraciadamente, el título que anunciaba la noticia: “No vale lo de ha sucedido siempre: la violencia escolar no es un juego” debería cambiarse por “Cualquier cosa vale: la violencia escolar es un medio más para justificar la violencia social e institucionalizada”. Y es que por lo que a mi caso respecta, esta supuesta ONG no ha sido ni mucho menos la única que ha encubierto con la desidia y dejadez un caso escandaloso de acoso y derribo hacia una menor y su familia…

 

“No vale lo de ha sucedido siempre: la violencia escolar no es un juego”

Tamara Quiñones/CanalSolidario.org

Decálogo para escolares en apuros (de Nora Rodríguez)

1. Ignorar al bully y a sus secuaces. El bully ataca al que le responde, no al que lo ignora.
2. Si te ves obligado a responder dile con tranquilidad: NO soy lo que tu piensas. O bien contesta con una broma.
3. Busca apoyo en tus padres, en un profesor o adulto en el que confíes.
4. Escribe una carta explicando lo que ocurre a tus padres, al director de la escuela o a algún profesor en el que confíes.
5. Habla con tus padres para no asistir a clase si eres víctima de acoso físico o psicológico.
6. Si eres objeto de chistes, burlas y bromas de mal gusto hazte de un grupo de amigos de tu barrio que te acompañen hasta la escuela y hasta tu casa, al menos mientras el acoso dure. En cualquier caso, no andes solo.
7. No estés cerca de tu acosador. No te fíes de él si quiere hacerse pasar por tu amigo.
8. Si un compañero te hiere con un bolígrafo o cualquier otro tipo de arma, pide a tus padres que lo denuncien a la policía.
9. Intenta que en tu colegio haya una página web donde niños que sufren acoso puedan contar anónimamente lo que les pasa.
10. Intenta que en cada curso un especialista de charlas sobre qué es el acoso y cómo afecta psicológicamente a quienes lo padecen, que incluso llegan al suicidio.

Jokin fue el primer caso conocido de suicidio por acoso escolar, tenía 14 años y la sociedad comenzó a tomar conciencia de que realmente estaba ante un problema.

¿No podemos hacer nada por los niños y niñas víctimas del acoso escolar? ¿Tenemos que dejar que sufran? Díaz Aguado, Catedrática de Psicología, señala en el `Laberinto de la violencia´ que el acoso escolar se trata de un fenómeno tan habitual en la cultura escolar que todos los alumnos tendrán contacto con él a lo largo de su vida académica bien como víctimas, agresores o testigos.

Tina R. Bernardo, psicóloga, afirma que si bien siempre ha sucedido, “ahora se ha desfasado la situación con las nuevas tecnologías. Con internet es facilísimo y anónimo”.

Fuensanta Cerezo, profesora de Psicología de la Universidad de Murcia se pregunta en ¿Qué es y qué no es bulliyng? “si la experiencia nos permite comprobar que la violencia interpersonal entre los escolares es un hecho y que solo en contadas ocasiones alcanza cotas de gravedad, ¿no será una forma de interacción común y por tanto aceptable?, ¿no estaremos tratando de dar una dimensión sensacionalista a algo cotidiano?”

A esto se contesta que nos ayudará a tomar conciencia de la dimensión de problema si pensamos que “las situaciones de violencia entre los escolares van mas allá de los episodios concretos de agresión y victimización. Cuando un sujeto recibe las agresiones de otro de manera sistemática y llega a ser su víctima habitual llega a percibir que su todo su entorno se vuelve contra él”.

¿Qué hacemos entonces? ¿Qué pueden hacer Ana, Jesús o Esther en este macabro juego en el que tienen el rol de víctimas? Ninguno de ellos utiliza el nombre que figura en su documento nacional de identidad, ninguno quiere identificarse, les sigue comiendo la rabia y la ira ante aquellos que los humillaron y los que se rieron por una necesidad de pertenecer al grupo.

El bullying es una variante de violencia escolar caracterizada por un comportamiento repetitivo de hostigamiento e intimidación que trae consigo el aislamiento y la exclusión social de quien lo padece. Nora Rodríguez, pedagoga y autora de Guerra en las aulas apunta que “tanto los bullies como los testigos mudos forman parte de un mismo circuito de miedo y necesidad”.

“Romper con la impunidad”
Es lo que exige el
Informe Cisneros X que en 2007 llevaron a cabo los especialistas en acoso escolar Iñaki Piñuel y Araceli Oñate, del Instituto de Innovación Educativa y Desarrollo Directivo.

Para realizar el informe se entrevistó a 25.000 niños de entre 7 y 17 años de 14 comunidades autónomas. Las conclusiones fueron alarmantes: uno de cada cuatro niños españoles sufre acoso y 500.000 lo padecen de forma intensa.

Además de cada 100 alumnos entre 12 y 16 años, el 75% ha sido testigo de algún acto de violencia escolar; el 15% ha sido víctima y de éstas, ocho de cada diez ha sufrido maltrato emocional.

En el caso de la violencia escolar en general, tanto las víctimas como los agresores suelen ser chicos, algo que no ocurre con el acoso, en que la mayor parte de las víctimas son chicas.

Piñuel en una entrevista al magazine Kindsein afirma que ante los fenómenos violentos se practica el Síndrome de Negación Institucional, “se distorsiona la comunicación, se dice que son conflictos y no violencia”.

Cómplices silenciosos
Una de las claves de la violencia física y verbal es la acción en grupo. Se suele empezar con simples bromas que un grupo repite insistentemente. Poco a poco se van incrementando la intensidad y gravedad de las acciones a las órdenes de un líder que se ampara en el grupo. La víctima se convierte en una forma de reforzar la sensación de pertenecer a su grupo.

Un informe elaborado por dos investigadoras de la Universidad Complutense de Madrid indica que el 28% de los adolescentes madrileños encuestados aseguran que, aunque saben que la situación está mal y debería impedirla, no lo hace. Son los cómplices silenciosos, alumnos menos asentados en el grupo que tienen miedo de que si toman partido vayan contra ellos.

Más allá del acoso
El acoso escolar incluye violencia física, intimidación física, violencia verbal y violencia social (exclusión social, bloqueo social y manipulación social).

Esto queda de manifiesto en actos como no hablarle, reírse cuando se equivoca, insultarle o contar mentiras sobre ellos.

En ocasiones la situación es insostenible y las burlas llegan tan lejos que los niños afectados tienen que cambiar de domicilio. Como cuenta la madre de Ana, de Ponferrada: “la situación era insoportable. Ana no aprende a la misma velocidad que un niño normal, le cuesta más y ese es el motivo de las burlas de sus compañeros que llegaron a venir a mi casa a tirar huevos a las ventanas, romper las macetas, la agredían, le quitaban el bocadillo en el recreo y los profesores no hacían nada”. Al final Ana y su familia tuvieron que irse a vivir a un pueblo vecino.

Dan Olweus: la estrategia
El psicólogo noruego plantea una estrategia con la que ha reducido los abusos entre estudiantes en colegios de distintos países.
1. Crear un ambiente cálido en el hogar y colegio donde se destaquen y se preocupen de los intereses de los menores.
2. Las sanciones ante conductas agresivas deben ser estrictas, es decir, imponerse en cuanto ocurra un episodio. Pero estas sanciones no deben ser castigos físicos ni restrictivos.
3. Se necesita que se defina en el colegio quiénes serán las autoridades que, en forma permanente, se vinculen con los estudiantes, actuando como árbitros y modelo para los estudiantes.

NOTA: Os invito a leer mis vivencias en el siguiente blog

 http://elcuadernodeguillermonoacoso.blogspot.com.es/2010/08/presentacion.html

sábado, 9 de agosto de 2014

La empatía y solidaridad con el acosado (Entrevista a Iñaki Piñuel)

 

bullyingEntrevista a Iñaki Piñuel Zabala: «Lo primero, ponerse de su lado»

El Informe Cisneros X es el mayor estudio de acoso escolar en España realizado hasta ahora. Iñaki Piñuel lo analiza a fondo en su nuevo libro "Mobbing escolar".

(Según el estudio Cisneros X, uno de cada cuatro niños sufre acoso escolar).

Para llevar a cabo el Cisneros X, se entrevistó a 25.000 niños de entre 7 y 17 años de 14 comunidades españolas. De las conclusiones se extrae que uno de cada cuatro niños españoles sufre acoso, y que 500.000 lo padecen de forma intensa. El director del estudio, Iñaki Piñuel Zábala —Profesor de Economía y Dirección de Empresas de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Alcalá, en Madrid— no se anda con reparos a la hora de arrojar las cifras y denunciar lo mucho que se banaliza este importante problema y lo poco que se hace para solucionarlo.

KINDSEIN: Los resultados del Cisneros X sorprendieron a todo el mundo. ¿Qué medidas se han tomado desde entonces?

Prof. PIÑUEL: Ante los fenómenos violentos se practica el Síndrome de Negación Institucional. Se intenta mirar a otro lado ante una realidad que alcanza a 1 de cada 4 escolares. Se distorsiona la comunicación, se dice que son conflictos y no violencia, que son conductas disruptivas, que no hay que tomárselo tan en serio, etc... Se hacen cosas a un nivel formal como constituir observatorios, o cursos o jornadas con grandes titulares. Pero nadie apuesta en serio por la prevención y la evaluación en serio de este problema.

KINDSEIN: ¿Fue la muerte del joven Jokin lo que puso en marcha la investigación sobre el mobbing escolar en España?

Prof. PIÑUEL: No en nuestro caso. Lo cierto es que nuestro equipo de investigadores había alertado de manera reiterada a las autoridades educativas de la CAM [Comunidad Autónoma de Madrid] y al defensor del menor de que tal posibilidad existía. A pesar de ello terminó sucediendo el caso Jokin y algunos otros más.

KINDSEIN: ¿Cuándo se empezaron a hacer estudios del acoso escolar en España?

Prof. PIÑUEL: Hasta 1999, no se había estudiado más que en muestras pequeñas, locales o regionales. El primer estudio a nivel nacional se hizo en 1999 por encargo del Defensor del Pueblo. Sin embargo, sólo se evaluaron los 4 cursos de la ESO dejando fuera el Bachillerato y la Educación Primaria, un sesgo muestral inaceptable e inadmisible. Lo mismo ocurre con el último estudio. Dejan fuera toda la primaria y el Bachillerato.

En 2004, se desarrolló en España un estudio con 13.500 niños por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pero los resultados fueron ocultados a la opinión pública. Finalmente en 2005 creamos una herramienta psicométrica, el AVE (TEA ediciones 2006), y nuestro equipo evaluó a 4.600 niños de la CAM y en 2006 a 25.000 niños de toda España (en 14 comunidades autónomas).

KINDSEIN: ¿Por qué se ocultaron esos datos de la OMS?

Prof. PIÑUEL: No lo sé, pero puedo imaginar que un 24 % de alumnos víctimas del bullying no era un dato del agrado de los gobernantes que ofrecían hasta entonces los datos sesgados de sólo la violencia física o de sólo los niños con un daño psicológico extremo. Incluso algunas consejerías ofrecían sólo las cifras de los niños cuyos padres habían denunciado. Y el País Vasco salió diciendo que en Euskadi sólo existían 117 casos de mobbing escolar.

Es cierto que existe un 5% de niños absolutamente destruidos, pero no son los únicos que presentan daños, ni los únicos que refieren estar expuestos a la violencia de manera recurrente en sus centros de trabajo. La cifra real en la que coinciden tanto del estudio HBSC (Health Behaviour in School Aged Children) de la OMS de 2004 como nuestro estudio Cisneros X está entre el 23 y el 24%.

El que no aparezcan daños psicológicos en un niño afectado por acoso y violencia escolar no es un criterio válido para negar o dudar de la existencia de esa situación. En todos los problemas de acoso, la aparición de daños psicológicos no es inmediata. Pueden aparecer varios meses o incluso varios años después del inicio de la situación de acoso y violencia.

KINDSEIN: Entonces, ¿hay que suponer que los estudios encargados por el Gobierno ofrecen datos diferentes a los suyos?

Prof. PIÑUEL: Ofrecen datos mucho peores, si se analizan con rigor. Tal es el caso del estudio del Defensor del Pueblo que sólo ha evaluado a 3000 alumnos en toda España y tan sólo de la ESO. Aun así, los propios datos de este estudio —en nuestra opinión, mal concebido, mal muestreado (una pareja niño-niña por curso) y aún peor presentado a los medios (no se ofrecieron datos de prevalencia del problema sino meras descripciones de porcentajes de niños que contestan a preguntas)— ofrecen una horquilla entre el 20% y el 38 % de los niños expuestos recurrentemente al maltrato a manos de los demás. Aun así hay que recriminar varias cosas:

¿Por qué dejan sistemáticamente fuera del estudio a los alumnos de Primaria? ¿Podría ser quizás porque las cifras son mucho peores entre los niños de esas edades? En los cursos de 3º y 4º de Primaria nuestros datos hablan de un 40 % de niños expuestos a la violencia recurrente. En los EE UU los datos de los investigadores de la Universidad de Stanford refieren que un 90 % de los alumnos de Primaria presentan bullying. Aunque no es ningún consuelo para nosotros que estamos 50 puntos por debajo de esa cifra, lo cierto es que en la Primaria el fenómeno es mucho más amplio que en la ESO y en mi opinión ese dato se pretende ocultar como sea.

¿Por qué no evalúan la violencia psicológica (burlas, ridiculización, marginación, exclusión social, distorsión de la imagen del niño, etcétera... como verdadera y auténtica violencia?

Y una última crítica esencial:

¿Por qué no han evaluado el daño clínico entre los niños afectados por la violencia? ¿Por qué no se conoce el porcentaje de niños victimizados que presentan problemas de ansiedad, estrés postraumático, depresión, disminución de la autoestima etcétera...?

¡Un estudio tan caro y tan incompleto! Sólo hay que lamentar que se haya intentado con él distorsionar una vez más la realidad de lo que ocurre en las aulas.

Sus investigadores principales nos solicitaron ayuda a mediados del proyecto en octubre de 2006 porque no sabían por dónde tirar ni cómo seguir adelante. Después, adoctrinados por alguien, prefirieron atacar nuestros datos e incluso denigrarnos profesionalmente. Incluso un acaudalado y subvencionado miembro del partido en el Gobierno ha extendido un libelo antipersonal contra los investigadores. En España, decir la verdad de lo que ocurre y presentar datos reales y no maquillados por los intereses partidistas ¡es muy peligroso....!

KINDSEIN: ¿Hay alguna medida del gobierno para acabar con el acoso escolar?

Prof. PIÑUEL: Hasta la fecha no se han producido más que torpes intentos, como ha sido meter a la Policía en los centros como si fueran cárceles. Pensar que la Policía va a terminar con el acoso escolar sore todo con el acoso psicológico pertenece al ámbito de la ingenuidad. El Gobierno pretende devolvernos la tranquilidad a todos y acusar a los pocos investigadores independientes de ser alarmistas sociales e incluso de vivir de ello. Por si acaso no se quiere mirar lo que pasa no sea que nos encontremos con un problema al que no sabemos hacer frente desde el Gobierno.

KINDSEIN: ¿Están los profesores preparados para hacerle frente?

Prof. PIÑUEL: Por supuesto. No es necesario dotar de habilidad o destrezas o cursos al profesorado. Lo que hace falta es restituir una autoridad que se les ha ido retirando con las sucesivas reformas legislativas en la educación hasta hacer de ellos colegas, a un mismo nivel.

KINDSEIN: ¿Cómo puede prevenirse el mobbing escolar? ¿Tiene alguna propuesta?

Prof. PIÑUEL: Nuestro equipo trabaja los protocolos de buen trato en centros de atención prioritaria. Se explican en el último capítulo de nuestro libro: Mobbing escolar (Ediciones CEAC). Por cierto presentar el Mobbing escolar como un conflicto significa no haber entendido nada de lo que es la violencia ni física ni psicológica. ¿Qué le parecería a usted que yo le diga a una mujer vapuleada que voy a intentar resolver su conflicto de pareja? Por eso los que viven de la mediación (miles de euros de subvenciones echadas a perder) no resuelven nada y en aquellos centros en los que se desarrollan esos programas la violencia sigue siendo la misma que antes. Por eso son enemigos declarados de quienes evaluamos y medimos con herramientas rigurosas y sin compromisos políticos mediados por subvenciones. Quienes llaman a las cosas por su nombre en materia de violencia no tienen amigos políticos, ¡no tienen dónde reclinar la cabeza...!

KINDSEIN: Puede hablarnos de su centro de investigación. ¿Quién lo fundó? ¿Su página web?

Prof. PIÑUEL: El Instituto de Innovación Educativa y Desarrollo Directivo (IIEDDI) es un centro de investigación centrado en la evaluación de la violencia psicológica en las organizaciones sociales. Se fundó por profesores miembros del equipo de investigación Cisneros, entre los que me encuentro, con el objeto de ser un referente en la investigación educativa y en la implementación de nuevos sistemas en el mundo de la educación y de la formación de los directivos. El Instituto está en Madrid y su página web es http://www.acosoescolar.com/

La directora General del IIEDDI es la profesora Araceli Oñate, que además es profesora de CEPADE (Universidad Politécnica de Madrid).

KINDSEIN: ¿Cómo se realizó el Cisneros X? ¿Se han incluido todos los cursos?

Prof. PIÑUEL: Aplicamos cuestionarios baremados y fiables a una muestra de niños compuesta por aulas completas entre las edades y cursos de 2º de Primaria hasta 1º de Bachillerato. Los cuestionarios fueron aplicados en horarios de tutorías en presencia de sus tutores.

Los niños menores de 2º de Primaria suelen tener dificultad lecto escritora para aplicar determinadas pruebas. Por eso en Cisneros X no se ha evaluado por debajo de 2º de Primaria. Sin embargo, tenemos evidencia de que el problema es real por debajo de esas edades. Un estudio de la Universidad de Stanford de abril de 2007 ha establecido que el 90% de los niños por debajo de esas edades son víctimas de bullying.

KINDSEIN: En la presentación del Cisneros X, a principios de este año, usted dijo que en los colegios "impera la ley del silencio". ¿A qué se refería?

Prof. PIÑUEL: A que se distorsionan los casos de maltrato escolar como cosas de críos, meros conflictos entre niños, como problemas psicológicos que tienen las víctimas, faltas de recursos y habilidades de estas, etc... En definitiva, se niega lo que está ocurriendo y se procura que no se hable de ello. En torno a la violencia escolar rige una ley de silencio que tiende a camuflar o distorsionar este problema mediante eufemismos o mediante la confusión terminológica a veces deliberada e interesada. De este modo para no hablar de violencia y acoso escolar se viene a hablar de la convivencia en los centros, de clima escolar, de conflictos entre escolares, o de comportamientos disruptivos en el aula.

La reticencia a hablar de la violencia y del acoso escolar como un auténtico tabú social en el mundo de la educación impide reconocer y atajar a tiempo este problema, convirtiendo a los niños en las principales víctimas de esta falta de cuidado intelectual y científico.

KINDSEIN: ¿Qué cree usted que debería hacer un padre que descubre que su hijo está sufriendo mobbing en la escuela?

Prof. PIÑUEL: En primer lugar, debería ponerse de su lado. Los niños acosados suelen encontrarse que los primeros que no les creen son sus propios padres. El apoyo incondicional al niño victimizado es esencial.

Luego es necesario poner en conocimiento del centro lo que ocurre para que el centro adopte las medidas de protección y compruebe la situación social creada. Es muy importante poder evaluar en los niños victimizados el daño que eventualmente les haya podido generar el acoso escolar.

Fuente:

http://www.kindsein.com/